Consumo responsable para festejar

Para muchos de nosotros, la expectativa del viernes llega con la idea de poder relajarnos con nuestros amigos y seres queridos al terminar la jornada. Más, si lo hacemos alrededor de una buena mesa, acompañada del disfrute que genera una buena cerveza.

Sin embargo, en aras de hacer de ese momento un instante para recordar, es importante destacar cuáles son los elementos generales y específicos para disfrutar de los beneficios que genera el consumo responsable.

Para comenzar explicándoles cuáles son los elementos generales, los invito a que recordemos la última vez que estuvimos en una fiesta y nos preguntemos cuántas cervezas o tragos de nuestra preferencia tomamos y a qué velocidad lo hicimos.consumo-responsable

Siempre partiendo de la base de que nos referimos a adultos sanos, podemos indicar que los elementos generales, se refieren a la cantidad y a la velocidad.

Ambos, tanto cantidad como velocidad, son aspectos importantes que nos hablan de la moderación en el consumo.

Como la palabra lo indica, la cantidad se refiere a cuántas bebidas alcohólicas consumimos durante esa última fiesta en la que estuvimos, tomando en cuenta el tipo de bebida por las diferencias de grado de alcohol que puede haber entre una cerveza o un destilado, por ejemplo.

Otro pilar de la moderación es la velocidad con la que tomamos. Hay una gran diferencia entre tener un consumo adecuado, disfrutando de una cerveza, reposando el vaso sobre la mesa y conversando, a hacerlo apresuradamente y sin descanso.

Ahora, para explicar los elementos específicos del consumo responsable de alcohol, los invito a que nos preguntemos: ¿con cuánta frecuencia tomamos bebidas alcohólicas? Según indica Éduc alcool, una reconocida ONG canadiense especialista en el consumo responsable de bebidas alcohólicas, las mujeres deben tomar hasta un máximo de 2 bebidas al día y los hombres hasta 3, dejando 1 ó 2 días de la semana sin tomar. Para que el consumo se considere moderado, esta cantidad diaria no debe pasar, a la semana, de más de 10 para la mujer y de 15 para el hombre. Si queremos saber si nuestro consumo de alcohol es moderado, debemos tomar en cuenta estas cifras. Sin embargo, es importante destacar que el consumo de las bebidas no debe realizarse en una sola ocasión.

La frecuencia es parte importante dentro de los elementos específicos del consumo responsable, sin olvidar que la cantidad y la velocidad son las que determinan si esa frecuencia es responsable o no.

Otro elemento importante es la intencionalidad. Esa razón o ese motivo por el que decidimos tomar alcohol en un momento determinado.

consumo-responsable2Disfrutar de una bebida alcohólica, pensando en hacerlo de manera positiva y saludable, pasando un rato agradable en compañía de familiares y amigos, es muy distinto a hacerlo pensando en que será una manera de eludir nuestras responsabilidades o preocupaciones.

Todos conocemos por experiencia cuáles son nuestros límites, tanto propios, como los de otros.

La recomendación es respetarlos y disfrutar la bebida con moderación, lentamente, acompañándola de alimentos, descansando el vaso o la copa sobre la mesa en lugar de tenerla siempre en la mano.

Cuando buscamos equilibrio en nuestra vida y en nuestro entorno, es necesario estar conscientes del impacto de lo que hacemos, de las decisiones que tomamos. El consumo de alcohol puede formar parte de esta búsqueda si lo consumimos responsablemente, con moderación y con la intención de pasarla bien, respetándonos primero a nosotros mismos y también a quienes nos rodean.

Por eso estoy seguro de que si ponemos en práctica estas herramientas sobre los elementos generales y específicos del consumo responsable de alcohol, lograremos un pleno disfrute de ese momento de bienestar que tanto nos gusta disfrutar. ¿Se animan? Los invito a que tomemos en cuenta estos consejos en la próxima ocasión que tengamos para festejar.

 



Deja tus comentarios aquí: