Convierte tus propósitos en hábitos

Ya lo dice el dicho: Año nuevo, vida nueva. En realidad, los cambios para mejorar los puedes iniciar en cualquier momento de la vida, pero partamos de la idea de que el fin de año es tiempo de análisis y reflexión y el año nuevo da impulso para iniciar nuevas actividades. Por esa razón, nos topamos cada año con listas de propósitos, que juramos que esta vez sí vamos a cumplir.

Los propósitos más comunes, en casi todas partes el mundo son:

  • Adelgazar
  • Dejar de fumar
  • Ahorrar
  • Comer más saludable
  • Dedicar más tiempo a si mismo
  • Hacer ejercicios
  • Buscar mejor trabajo
  • Dedicarle mas tiempo a la familia, hijos, amigos.
  • Viajar más

1deeneroEl problema no es que todos compartamos el deseo de alcanzar las mismas metas, sino que se convierten en clichés que vamos repitiendo año a año sin mucho sentido y terminamos tomándolos en broma o frustrándonos por ellos.

Así que si ya andas dándole vueltas a la cabeza pensando en qué vas a prometerte para lograr una versión mejorada de ti mismo, comienza por analizar qué pasa con las cosas que no alcanzas.

Tómate tu tiempo para observar tu propia rutina, entender qué haces en forma mecánica, cuáles son las excusas que te pones a ti mismo. El “no tengo tiempo” es una de mis favoritas, hasta que me pongo a analizar por qué no tengo tiempo y me encuentro con que en realidad es que no le doy prioridad a eso, sino que hago otras cosas que podía haber hecho en otro momento o más rápido, o simplemente no hacerlas.

Al contrario de los deseos que también son típicos de la época, los propósitos de año nuevo deben ser metas alcanzables, o que se pueden realizar en etapas. Incluso, medibles. Conocer al mundo es demasiado amplio a menos de que te hayas ganado la lotería y decidas dejar todo. Puedes comenzar por salir de la ciudad, o conocer un sitio nuevo en tu ciudad cada mes. Igual que ayudar al prójimo ¿cómo mides eso?, más bien plantéate hacerte voluntario en algún lugar donde atiendan gente, o como hacía mi abuela, asume la responsabilidad de visitar a alguna persona todos los meses, escucharle sus cuentos, llevarle algo rico para compartir y si puedes, ayuda para sus gastos.

Crea el hábito. Las buenas intenciones y la fuerza de voluntad no bastan.  Borja Prieto, en su blog Desencadenado nos habla de la importancia de convertirlos en hábitos: “No se trata de fuerza de voluntad, sino de cambiar hábitos. Uno no se lava los dientes o se ducha porque tenga mucha fuerza de voluntad, sino porque es lo que hace de manera rutinaria, casi siempre a la misma hora o en la misma situación. El hombre es un animal de costumbres, así que se trata de convertir nuestro propósito en una costumbre, algo que hagamos sin pensar y que incluso nos haga estar incómodos si un día no podemos hacerlo, como nos pasa cuando no podemos ducharnos o lavarnos los dientes”.

Cambia un hábito por otro. Si quieres comer más sano, pero se te hace demasiado complicado dejar la comida chatarra, piensa mejor en incorporar alimentos nuevos en tu dieta diaria: frutas, vegetales frescos, jugos. Vas probando y aprendiendo recetas nuevas hasta que te crees el gusto por otro tipo de alimentos.

dejar_de_fumarIntenta uno a la vez. Si pretendes adelgazar, dejar de fumar, dejar de beber, encontrar un nuevo trabajo, viajar, encontrar pareja y ahorrar a la vez, lo más probable es que el primer mes tires la toalla. Concéntrate en uno hasta que lo asumas y pasa al otro.

Deja colar algunos sencillos para que te animes. Si haces una lista larga de propósitos complicados y que no dependen sólo de ti, te vas a desanimar muy pronto.

Es recomendable compartirlos y pedir ayuda, incluso, algunos puedes compartirlos en pareja, en familia o entre amigos. A veces lo mantenemos en secreto por miedo al ridículo si fracasamos, pero si comienzas así, a lo mejor no lo estás pensando en serio.

Anímate, escoge unos pocos compromisos contigo este año y haz el ejercicio de pensarlos bien con un plan. Al final, además del propósito alcanzado, habrás ganado una forma de concerté a ti mismo y mejorar tu estilo de vida.



Deja tus comentarios aquí: