¡Conviértete en un voluntario!

Diversos estudios científicos han comprobado que las personas que trabajan como voluntarios tienen una tasa de mortalidad más baja, presentan menos enfermedades del corazón y aminoran los síntomas del dolor crónico.

El voluntariado puede ser beneficioso para nuestra vida personal, tanto como para la profesional. Las empresas que valoran la participación en este tipo de proyectos, al momento de contratar, son cada vez más. Igualmente, son cada día más las organizaciones que suman a sus programas de Responsabilidad Social, la constitución y el apoyo a grupos de voluntarios que participen en causas sociales o humanitarias relacionadas con su razón de ser.

Más allá de lo profesional, el voluntariado tiene múltiples beneficios en el plano personal. Entre ellos, podemos mencionar:

  • Conocer gente nueva y hacer nuevos amigos.
  • Desarrollar nuevas habilidades.
  • Mejorar la salud mental, e incluso la física.
  • Fortalecer los lazos con la comunidad y/o grupo.
  • Ampliar la red de apoyo.
  • Aumentar la confianza en uno mismo, la autoestima y la satisfacción vital.
  • Reducir el riesgo de depresión y enfermedades.
  • Activar la creatividad y motivación.

Por otro lado, el voluntariado resulta muy favorable para las personas mayores, que suelen dejar de sentirse útiles y tienen mucho tiempo libre. Si en tu hogar hay un adulto mayor, intenta que se integre a alguna actividad como voluntario.

Igualmente es importante enseñar a los más pequeños a ser solidarios y apoyar a quienes nos necesitan. Aprovecha que a los más chicos los motivan fácilmente las causas relacionadas con animales y súmense en actividades de este tipo.

No pierdas la oportunidad de obtener todos estos beneficios. Regálate esta Navidad la oportunidad de ser una mejor persona y construir un mejor mundo.



Deja tus comentarios aquí: