Coral blues

Con sus huesos al agua libre los corales son el espejo sumergido de lo que se respira en la superficie. Sus colores intensos van dando paso a un cementerio quebradizo y blanquecino a causa de la contaminación en el aire. Es algo así como una osteoporosis coralina que deja al descubierto el esqueleto de estos animales fascinantes. Los corales que conocemos hoy en día aparecieron hace 250 millones de años, y según diversos estudios, en 30 años los arrecifes del planeta podrían comenzar a colapsar hasta desaparecer víctimas de la erosión.

Los corales son animales que tienen la capacidad de construir un esqueleto calcáreo, y al hacerlo en colonias, producen arrecifes que sirven de hábitat a diversos ecosistemas, de barrera protectora a isletas y de atractivo turístico para millones de personas. El proceso es posible gracias a la capacidad del animal para transformar el carbonato de calcio suspendido en el mar, sobre todo en el mineral conocido como aragonita, y hacerlo a una velocidad superior a la erosión. Lo que estos científicos han descubierto es que el dióxido de carbono presente en la atmósfera se está mezclando con las aguas, haciendo los mares más ácidos y reduciendo la capacidad de los corales para procesar el carbonato de calcio. El resultado: un crecimiento tan lento que podría acabarlos.

coralPero la amenaza no queda allí. El alto nivel de dióxido de carbono, producto sobre todo de la quema de combustibles fósiles, eleva la temperatura de los mares y estresa a los corales que terminan blanqueandose porque las algas que les dan coloración mueren o los abandonan. Este fenómeno se ha observado en los últimos 30 años, y según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en 1998 el 75% de los arrecifes se blanqueron en algún grado y el 16% murió.

Y para rematar a los corales están las prácticas pesqueras destructivas, la sedimentación, el desarrollo de las zonas costeras, el turismo inconsciente y la contaminación de las aguas con desechos tóxicos.

¿Adiós para siempre? Los corales ya han conocido épocas oscuras. Hace 120 millones de años desaparecieron los arrecifes y no resurgieron sino 85 millones de años después. Justin Reis, estudiante de la Universidad Johns Hopkins, asegura que durante ese tiempo la composición de los mares cambió y los corales usaron calcita en lugar de aragonita para sobrevivir, es decir, fueron capaces de cambiar la composición de minerales en su esqueleto. Jonathan Erez, investigador israelí que ha estudiado los corales del Mar Rojo, piensa que los corales sobrevivirán como componentes individuales dispersos en los océanos, pero no agrupados en arrecifes tal y como los conocemos hoy en día.

¿Serán los corales capaces de hacer arrecifes con el plástico, el nitrógeno y el petróleo que arrojamos cada día al mar?



Deja tus comentarios aquí: