El correcto lavado de manos puede salvar vidas

El correcto lavado de manos puede salvar vidas

Desde el 2008 cada 15 de octubre se celebra el Día Internacional del Lavado de Manos.

El lavado de manos es la manera más efectiva y económica para prevenir la diarrea, entre otras enfermedades infecciosas, y salvar la vida de millones de niños en el mundo.

Para algunos chicos, un lavado de manos puede ser una simple y cotidiana costumbre diaria, para otros es algo lejano o hasta desconocido, ya que no tienen a su alcance agua y mucho menos jabón, por lo que lamentablemente un  chico muere de diarrea por minuto, según la OMS.

Esta situación ha hecho que organizaciones como Espadol Dettol sumen esfuerzos para difundir la importancia del lavado de manos con jabón e impulsar y hacer crecer este hábito especialmente entre los niños. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) una de las recomendaciones más importantes es tardar por lo menos 40 segundos en lavar las manos con jabón; esta información no es conocida por muchos por niños y adultos en todo el mundo.

¿Cómo lavarnos las manos?

  1. Usar jabón, de preferencia líquido.
  2. Tallar enérgicamente la palma, el dorso y entre los dedos.
  3. Lavarla por lo menos 40 segundos, sin olvidar la muñeca.
  4. Enjuagar completamente.
  5. Secar con papel desechable.
  6. Cerrar la llave de agua y abrir la puerta del baño con el mismo papel.

Este año la consigna de Espadol Dettol es “Carta por la vida” a través de la cual invita chicos a enviar cartas “enjabonadas” a otros chicos en situación de vulnerabilidad o sin acceso a agua o jabón, con un mensaje que estimule y eduque sobre el lavado de manos. Esta idea representa una oportunidad para fortalecer una conducta de higiene diaria.

El Día Internacional del Lavado de Manos surge a partir de una iniciativa de la OMS, con el fin de inculcar en los niños el sencillo hábito de lavarse las manos con jabón, hábito que puede salvar millones de vidas cada año en el mundo. Las manos son las principales portadoras de gérmenes causantes de enfermedades, y el lavado de las mismas con jabón, especialmente en los momentos críticos, es decir, después de usar el baño, de limpiar las heces de un niño y antes de manipular alimentos es una costumbre clave que salva vidas.

Este post forma parte de los contenidos patrocinados por Inspirulina.

 



Deja tus comentarios aquí: