Crea el mundo de tus sueños usando el lenguaje del universo

Crea el mundo de tus sueños usando el lenguaje del universo

Creemos que nuestra comunicación con el mundo de los deseos hechos realidad es con palabras; según pedimos entre los humanos. Pero el universo tiene un idioma distinto. ¿Quieres materializar tus sueños? Entonces, aprende este lenguaje.

El mundo tiene infinitas posibilidades

Cuando miras la naturaleza lo que se aprecia es la abundancia. Hay miles de especies, tanto de animales como de aves y peces. Si, por ejemplo, te paras en frente del mar, tu vista se pierde y aun hay más y más océano que ver. Así mismo, en medio de la naturaleza puedes sentir paz, respirar calma.

Creo que todo esto tiene un mensaje para nosotros. El universo nos muestra que hay abundancia y plenitud. Sin embargo, a veces lo que experimentamos en nuestra vida es la escasez. También vivimos conflictos, miedo e incertidumbre. Creo que mucho de eso tiene que ver con la falta de información que tenemos en cuanto a cómo operan las leyes del universo. Por eso quiero compartir contigo mis aprendizajes y experiencia.

El lenguaje del universo es la energía

Lo primero que es bueno saber es que el universo responde a nuestra vibración, y esta es una consecuencia de nuestros pensamientos que se expresan en sentimientos y emociones, los cuales vibran a una determinada frecuencia. A su vez nuestras ideas se traducen en una emoción en el cuerpo. El cuerpo responde generando una vibración particular que no es perceptible por nuestros ojos, pero que genera una forma en nuestro campo electromagnético. Este campo es con el que nos relacionamos y hacemos sintonía con el resto del universo. Así es como atraemos personas y manifestamos experiencias.

Somos seres creadores y siempre lo estamos haciendo, pero no tenemos conciencia de ello. Creemos que lo que nos ocurre es fortuito, sin darnos cuenta de que siempre estamos creando, solo que no sabemos exactamente en qué momento de nuestra existencia produjimos cualquiera de nuestras creaciones.

Por otra parte, hemos aprendido a sentirnos felices y agradecidos cuando conseguimos algo que queremos. También sentimos esperanza cuando las circunstancias externas son propicias para ello. Entonces, sin tener el conocimiento que antes describí, nos hemos entrenado para reaccionar. Pero para que nuestra energía manifieste aquello que queremos, debemos tener la conciencia de que primero debemos sentir eso que sentiríamos al conseguir lo anhelado. El proceso es inverso, y tal vez esto sea lo más difícil a entender.

Si queremos sintonizar con todas la bendiciones y abundancia que existen en el mundo, debemos vibrar de la forma adecuada. Pensar y sentir anticipadamente aquello que queremos sentir cuando estemos logrando nuestro gran sueño. Emanar esa energía de antemano es la forma más poderosa para atraer todo lo bueno que está dispuesto para nosotros.

La gente que llega a tu vida se corresponde con tu energía

A veces decimos que no tenemos suerte, que las personas que se nos acercan nos dan un trato que no merecemos. Y sé que a veces luce así superficialmente. Pero cuando prestas atención a las leyes del universo, entiendes que nadie que llegue a tu vida lo hace de manera fortuita.

Tu energía, tu vibración, te define, como si fueras una pieza de rompecabezas, con la cual solo encaja determinada forma complementaria. Sin embargo, no lo vemos así porque no es evidente. Por ejemplo, una persona que experimenta una dolorosa infidelidad, jamás ha querido tener eso en su vida. Pero a niveles más profundos, dentro de nosotros está lo que llamamos nuestro inconsciente. Allí están guardados todos esos pensamientos de los cuales no tenemos claridad y son los que nos llevan a vivir las experiencias que tenemos.

Entonces, para atraer diferentes personas y experimentar nuevas vivencias, es necesario cambiar nuestra energía, y eso lo hacemos a través de cambiar nuestro sistema de creencias. Deshacernos de nuestra negatividad, abrazar pensamientos edificantes, armoniosos, de amor hacia nosotros y hacia el prójimo nos hará vivir esa vida plena que anhelamos.

¿Qué hago para conseguir algo que quiero?

1.- Define claramente lo que quieres. Pon todo detalle, tanto del bien material o la experiencia. Por ejemplo, si es una relación amorosa, ten claros los atributos que quieres de esa persona, la clase de relación que quieres tener, la comunicación a experimentar.
2.- Siente como si ahora mismo estuvieses viviendo eso que quieres. Usa el poder de tu imaginación para visualizarte en el momento en que logres tu meta. Si el ejemplo fuese un ascenso, imagínate estando ya en tu nueva oficina o cumpliendo tus nuevas funciones. Siente la alegría, el amor y la gratitud que sentirías en ese momento como si eso ya estuviese ocurriendo.
3.- Sostén el enfoque en lo que quieres. Seguro vendrán distractores, y tu mente lógica te dirá: eso no es posible, eso es difícil. Incluso, si lo compartes con alguien, puede decirte lo mismo. Pero en la medida en que sostengas una y otra vez a lo largo del día en tu mente la meta que quieres lograr y la emoción que sentirás en ese momento, le estás diciendo al universo, esto es lo que quiero.
4.- Actúa coherentemente. Leí una vez una frase que dice: «¿quieres abundancia y plenitud? Entonces, no hables de miseria y problemas». Es fuerte, pero muy importante. Cuando estás quejándote, esa es la energía que estás emanando, lo que no te gusta. Y eso precisamente es lo que estás creando.

Hay un mundo abundante, amoroso y maravilloso dispuesto para ti. Ojalá quieras hacer el cambio interno para poder experimentarlo. Vamos, que ¡tú puedes!

Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: