Creando tu mundo

Si bien es cierto que pertenecemos al mundo real, donde acatamos condicionamientos que compartimos desde nuestro nacimiento hasta hoy, y que esto nos permite desarrollarnos como seres sociales, también es factible que desde nuestra consciencia podamos extraer lo mejor de ese mundo, a fin de crear el nuestro.

¿Sabías que puedes escoger lo mejor para ti en cada momento? Pues sí, siempre tienes la autonomía de tomar la decisión más acertada, es lugar de dejarte llevar sólo por la corriente. La mayoría de nosotros, dejamos transcurrir la vida de manera casi autómata, porque otros también los hacen  o porque es cool, sin detenernos a pensar ¿Será que esto va conmigo? ¿En verdad es así como quiero vivir?

Te invito a alejarte un poco de la manada y hacer uso de tu inteligencia individual, a fin de concebir un mundo único y especial para ti. Allí te guiarás por lo que te hace sentir mejor siempre, así por ejemplo, una situación tan cotidiana como un atasco en el tráfico, que podría ser tomado normalmente como un espacio de tensión o frustración, podrías verlo por el contrario, como una excelente oportunidad para contemplar la ciudad, hacer risoterapia, escuchar un audiolibro, cantar, en fin, un universo pleno de posibilidades para hacerte más dichoso.

De igual forma, crear tu mundo incluye la potestad de discernir sobre todo lo que oyes, ves, comes, sientes y haces. Por ejemplo, tararear una canción sólo porque está en el topten de la semana, aún cuando su letra te sumerja en un mega despecho, no tiene ningún sentido cuando estás trabajando por tu felicidad, así que elige y opta por melodías, que aunque que ya estén pasaditas de moda, te inyecten sentimientos de alegría o serenidad.

Otro escenario donde puedes responsabilizarte de ti mismo es frente a la televisión o el internet, donde se presentan infinitas experiencias y realidades que podrían impulsarte en pro tu beneficio personal, expandiendo  así tu nivel de motivación y conocimiento, o por el contrario, llegar a saturarte de  noticias banales o  engancharte, en el peor de los casos, con problemas que son ajenos a ti  ¿Tu qué decides?

También puedes considerar como elección propia todo aquello que comes. En este tema todos conocemos el camino más rápido: “la comida chatarra”, es casi instantánea, económica y nos encanta, que más se puede pedir…Pero sí, en aras de tu salud hay mucho más que pedir: nutrición balanceada, calidad y tiempo para disfrutarla.

En definitiva, cada instante puede ser modificable cambiando tu percepción frente a lo que sucede. No se puede cambiar el mundo, pero sí que puedes seleccionar con  qué cara vas a vivenciar cada situación. Te animas a ser el protagonista de tu vida, o seguirás en un papel secundario, formando parte del reparto. Elige.



Deja tus comentarios aquí: