¿Crees que puedes tenerlo todo?

¿DEBEMOS RENUNCIAR A ALGO PARA OBTENER LO QUE QUEREMOS?

Muchos de nosotros estamos destinados a quedarnos estancados en nuestro trabajo, a conformarnos con alguien que calienta nuestra cama pero no nuestro corazón, a dejar nuestras pasiones a un lado para llevar una vida… (normalita).

La vida quiere darnos todo, pero nosotros nos limitamos. Ya sea porque alguien nos dijo que no podíamos alcanzar una meta, que no podíamos tener todo lo que soñábamos o porque percibimos un fracaso del pasado y lo creemos omnipresente.

Este tipo de pensamientos limitados es la razón por la cual muchas veces renunciamos a algo.

No creemos que podemos tenerlo todo, pero si tan solo empezáramos con un deseo firme de apuntarnos alto y lejos en muchas áreas de nuestras vidas, entonces ya habremos comenzado a marcar una gran diferencia.

También estamos resignados al hecho de que aunque podamos experimentar un éxito ILIMITADO, creemos que nuestro éxito debe estar limitado solo a una o dos áreas de nuestras vidas.

Cuando estaba en la escuela recuerdo que era bueno en Literatura y en otras asignaturas pero cuando veía matemáticas sabía que estaba en serios problemas y debí triplicar mis esfuerzos para salir medianamente airoso, pero siempre enfocado en lo que sabía hacer.

Años más tarde cuando las notas ya no importaban, descubrí otras habilidades, descubrí mi habilidad para conectar con la gente, descubrí que tenía cosas que decir con la que las personas podrían identificarse, descubrí que podía ayudar a otros a sanarse y  evolucionar, percibí que si me preparaba aun más podría enseñarles a conectar con ellos mismos para que encontrasen su poder interior, y estas personas a su vez, podrían enseñar a otras personas.

Estoy seguro que ustedes también habrán experimentando esa emoción cuando descubrieron que podían ser muy buenos en algo inclusive aun cuando en el pasado no lo fueron. Pero la vida siempre quiere que aprendamos que podemos tenerlo todo.

Reconsiderar y calibrar lo que esperamos de la vida es vital.

Haz algo revolucionario, reconéctate con algo que una vez te apasionó o desconéctate de las cosas que apagan tu pasión, abandona malos hábitos, retoma un viejo hobby. Solo haz algo que te ayude a reconectar con esa parte de ti que sabe que no tiene límites.



Deja tus comentarios aquí: