Creo en un mundo mejor

Si crees en la frase “Creo en un mundo mejor”, debería empezar por quitar el “en”…

El progreso tecnológico mejoró nuestro estándar de vida. Sin embargo, hemos dañado el medio ambiente y nuestra vida se aleja mucho de ser plena… ¿Qué estamos haciendo con nuestro mundo y con el que le ofreceremos a nuestros hijos?

La naturaleza es amor y equilibrio y nosotros somos parte de ella. Pensamos que la dominamos y nos sentimos por sobre ella. Creemos que tenemos el mundo en nuestras manos y que podemos hacer lo que deseamos. Sin embargo, actualmente vemos que estamos en una crisis general (ecología, familia, educación, economía) creada por nuestra actitud contrapuesta con la de la naturaleza.

Los seres humanos somos individualistas y competitivos y fomentamos los conflictos entre nosotros. De esa forma, no podremos integrarnos a este sistema basado en la solidaridad y la cohesión. Lo primero que tenemos que cambiar son  nuestras relaciones humanas. Esa es la raíz del problema; el resto de las dificultades se solucionarán como consecuencia del cambio interior que experimentemos. El espíritu que ha de regir en un mundo global es la garantía mutua donde todos nos preocupemos del bienestar de los demás. De esa manera podremos existir en paz y prosperidad.

¡El cambio debe empezar por nosotros!



Deja tus comentarios aquí: