¿Cuál es el poder de las emociones positivas?

¿Cuál es el poder de las emociones positivas?

Dr. José Gerardo Albán

La Psiconeuroinmunoendocrinología nos enseña que cada pensamiento que tenemos genera un cambio molecular en nuestro organismo que a su vez libera neurotransmisores y hormonas que van a producir cambios en nuestro cuerpo positivos salud y negativos enfermedad.

Estos pensamientos producen emociones y estas emociones son las que nos llevan a nuestro estado de ánimo, lo malo es que ese mismo estado de ánimo puede llevarnos a pensar según nos sintamos, un día nos despertamos recordando la vez que nuestra novia nos terminó o cuando el jefe nos regañó o despidió del trabajo eso nos hace sentir mal y ese estado de ánimo hace que todos nuestros pensamientos el resto del día sean negativos se vuelve un círculo vicioso.

La buena noticia es que nuestro cuerpo y nuestra mente son perfectos y podemos liberar sustancias positivas que podemos llamar endorfinas, serotonina o dopamina para producir cambios en nuestro cuerpo tan fuertes que podemos hasta curarnos.

Solo el hecho darte la oportunidad de recordar un evento amoroso como un abrazo de tu hijo o de tu amado, un momento feliz, de gozo o de paz y volver a sentir esa paz, amor, gozo en tu cuerpo ya genera en tu interior un estado del ser positivo una EMOCIÓN que contrarresta los efectos negativos del cortisol de tus pensamientos negativos.

Emociones positivas: como tenerlas

Pero hoy quiero invitarte a utilizar una técnica conocida desde hace miles de años en las culturas chinas e hindúes y aplicadas por científicos de Alemania, Inglaterra o USA para sanarnos y para aumentar los efectos de la emoción positiva.

Comienza buscando un sitio agradable y tranquilo donde no te molesten por diez minutos.

Cierra tus ojos y piensa en la intención que quieres ponerle a este ejercicio como sanarte de una alergia, quitarte un dolor, bajar la presión o tus niveles de azúcar lo que se te ocurra que puedas medir y sentirte mejor.

Luego vas a respirar solo respirar, tomas el aire lo más profundo que puedas y lo sostienes lo más que puedas y cuando ya no aguantes más lo sueltas despacio muy despacio, botando todo lo malo (recuerdos, emociones o sentimientos) y solo das la instrucción de sacar lo malo y vas a poner toda tu atención en los pensamientos que van a ir saliendo de tu mente como si fueras un gato y  estuvieras pendiente de  la madriguera de un ratón, es decir, sin pensar en nada.

Te darás cuenta que los pensamientos se enlentecen o hasta se demoran en aparecer a este espacio de tiempo entre esperar y no salir el pensamiento vamos a sentir esa paz, dicha, tranquilidad de ese instante hacer conciencia y a esa conciencia le llamamos EUMOCIÓN.

Intentemos mantener ese estado durante dos o tres minutos sin pensar en nada y cuando lo estemos sintiendo entonces recordemos la intención y dejemos que los dos se unan y sientas el placer de sanarte durante un minuto, vuelves y sientes la EUMOCIÓN otros dos tres minutos y vuelves a sentir la intención juntas otro minuto y terminas con la EUMOCIÓN, diez minutos después evalúa como te sientes.

Si tienes una enfermedad crónica puedes realizarlos tres cuatro veces al día.

Espero te sea realmente de utilidad no me creas, practica y siente los efectos. Deseamos que te sea de utilidad.

Imagen de Benjamin Balazs en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: