Cuál es tu mantra ideal

Cuál es tu mantra ideal

En la filosofía espiritual de la India, un mantra es una fórmula sonora que se considera sagrada, ya que está compuesta por sílabas, palabras o frases en lengua sánscrita que cargan una milenaria vibración positiva, capaz de transformar la conciencia de quien la canta o, también, la escucha.

El término mantra nace como combinación de la raíz sánscrita man que significa ‘meditar’ o ‘pensar’, y del sufijo –tra  que posee valor instrumental. Por tanto, un mantra no es otra cosa que un ‘instrumento para el pensamiento’, es decir, una herramienta que nos sirve como ayuda para la concentración de la mente.

A este respecto, la técnica espiritual conocida en sánscrito como japa, que quiere decir ‘murmurar’ y refiere a la idea de repetir un mantra de forma interna, es una de las prácticas espirituales más extendidas. Esto es porque, a través de ella, el practicante fácilmente concentra su atención en un punto elevado de conciencia y, según explican los maestros espirituales, es una de las formas más útiles de purificar la mente y alcanzar un estado profundo de meditación.

Teniendo en cuenta todas las ventajas arriba citadas, es lógico que la demanda de mantras sea alta. La buena noticia es que la oferta también es alta. El único problema, entonces, puede ser el de saber cuál es el mantra idóneo para cada uno. Si bien la situación ideal es tener la fortuna de que un maestro espiritual nos haya indicado qué mantra utilizar, aquellos que quieran elegir por motu proprio un mantra de uso personal deberían tener en cuenta ciertos detalles mínimos:

  • Brevedad: para quienes no estén familiarizados con el sánscrito, un mantra corto es probablemente más fácil de recordar y repetir que uno largo. El simple pero poderoso OM o Aum es un buen comienzo, como así también breves referencias a deidades o a valores universales.
  • Atracción: al elegir una imagen particular para el mantra es óptimo que se trate de una deidad que despierte nuestro cariño y nuestras buenas cualidades, a la vez que también puede tratarse de una idea abstracta, impersonal, pero cargada de un valor universal como la paz, el amor o la luz. Si nos atrae el aspecto femenino de la Divinidad, entonces elegiremos un mantra a la Madre Divina (como ‘Jai Ma’ o ‘Om Sri Parashaktiye Namaha’). Si preferimos pedir por la felicidad de todos los seres entonces podemos utilizar, por ejemplo, ‘Lokah Samastah Sukhino Bhavantu’.
  • Pronunciación: las sílabas específicas que forman un mantra no son casuales y cargan una vibración profunda y transformadora, por lo que su recitación, para ser 100 % eficaz, debe ser hecha de forma correcta. Con una búsqueda en internet, y siempre utilizando el sentido común, es posible hacer las corroboraciones correspondientes. Ante la duda, los más reconocidos artistas de kirtan o cantos devocionales (Krishna Das, Jai Uttal o Deva Premal entre otros) son espejos fiables.

Si bien la tradición védica considera que la lengua sánscrita es sagrada y, además, sus mantras han acumulado la vibración de haber sido repetidos durante milenios, una invocación no necesariamente tiene que ser en sánscrito para ser útil. Por supuesto, también se pueden utilizar oraciones de otras tradiciones religiosas o, incluso, inventar nuestras propias ‘afirmaciones positivas’, si eso nos hace sentir más cómodos.

Cualquiera sea la opción elegida, lo importante, al menos por ahora, es tener un instrumento que nos ayude a aquietar la mente, ese mono saltarín que va de rama en rama y que, en el fondo, pide a gritos un poco de paz.



Deja tus comentarios aquí: