Cuando emigrar se convierte en un delito

Al leer el titulo puede generar una confusión: ¿emigrar es un delito? Dado los últimos años en donde la emigración ocurre como un fenómeno social y no por una moda, parece que ello ha generado una controversia entre el ser solidario o tipificar  de delincuente quienes se atreven a dar el paso de dejar sus tierras para conquistar nuevos horizontes.

En esta sociedad globalizada, nadie escapa el conocer las penurias que se viven más allá de las fronteras de donde podamos estar originariamente. Y es sorprendente el cómo muchos países ya ven el hecho migratorio como un acto de vandalismo, y se entiende ya que se busca proteger a sus conciudadanos, pero la interrogante que surge es: ¿acaso cada emigrante que llega no es un ser humano?

Si se parte del hecho que existe derechos humanos, y que cada día se hace todo un piso teórico en torno a que la convivencia debe estar marcada por estos derechos, parece que la realidad es contraria a lo que se proclama. Gobiernos que ejecutan medidas que van en contra de toda promoción humana, en donde ejércitos atropellan vilmente a seres humanos cuyo delito es vivir la esperanza de tener una mejor calidad de vida.

Nadie emigra con la finalidad de dañar, pues nadie quiere dejar sus tierras y separarse de los seres que más quiere, así como toda una historia de vida que alberga el país que le dio cobijo al nacer. Emigrar implica una decisión que abarca una mezcla de sentimientos y de emociones, los cuales deben asumirse con mucha valentía. Es salir de su zona de confort. Y eso no es cualquier paso.

No se niega el derecho y deber que pueda tener una nación en cuidar sus intereses, que busque resguardar su identidad nacional, lo cierto es que la emigración es un efecto globalizante, y que demuestra las crisis humanitarias a las cuales está sometida el planeta. Una crisis que no es solo de valores, sino del reconocimiento del otro como espejo de mi condición humana y de la cual no existe frontera.

Coach Daniel Brito.

Instagram: @coachemigrantedaniejbritom



Deja tus comentarios aquí: