¿Cuánto sabes sobre el sangrado nasal?

¿Cuánto sabes sobre el sangrado nasal?

El sangrado nasal o epistaxis se refiere a cualquier proceso hemorrágico que tenga su origen en las fosas nasales. Es un motivo de consulta frecuente, y aunque no suele ser grave, puede llegar a ser muy preocupante, especialmente cuando se trata de un paciente pediátrico.

Generalmente la nariz sangra cuando el ambiente está muy seco y cuando hay un uso crónico de vasoconstrictores o descongestionantes tópicos. También, cuando se producen exacerbaciones de rinitis alérgica o hay procesos infecciosos-inflamatorios nasales como la rinosinusitis.

Igualmente se presentan sangrados nasales en las personas que tienen enfermedades granulomatosas como la tuberculosis, la granulomatosis de Wegener o la sífilis.

Asimismo, si hay anomalías en el tabique nasal, tumores benignos o malignos de las fosas y senos paranasales, o traumas nasales-faciales, suele haber sagrado nasal.

Ahora bien, es importante saber que en caso de sangrado nasal, lo primero que debe hacerse es mantener la calma. Es importante recordar que los sangrados nasales suelen ser autolimitados y que tienen su origen en las propias fosas nasales.

Por otra parte, se debe mantener una postura neutral de la cabeza, evitando llevarla hacia atrás para evitar la deglución y/o la aspiración de la sangre.

También conviene presionar, a modo de pinza, las narinas por mínimo 15 minutos.

Finalmente, puede introducir algodón o gasa mientras ejerce la presión o bien impregnar el algodón con agua oxigenada antes de introducirlo en la nariz para lograr un doble efecto hemostático.



Deja tus comentarios aquí: