Cuatro síntomas físicos que pueden ser depresión

Cuatro síntomas físicos que pueden ser depresión

¿Te suenan familiares estas preguntas?

  • ¿Está cansado o fatigado?
  • ¿Tiene problemas para dormir?
  • ¿Tiene poco interés en hacer las cosas que antes disfrutaba?
  • ¿Se siente triste, deprimido o sin esperanza?

Son preguntas típicas de un médico (psiquiatra, médico general, ginecólogo) para la detección de la depresión, bien sea a través de una conversación o de un cuestionario. Quizás sientas que no son necesarias, pues duermes como un bebé, estás haciendo tu trabajo muy bien y además entrenas para un maratón, lo único que tienes es un poco de dolor de espalda que pareciera que no va a desaparecer.

¿Podría ser depresión?

Sí.

En un estudio publicado en Dialogues in Clinical Neuroscience, el 69% de las personas que cumplían los criterios de depresión consultaron a un médico solo por presentar dolores. Sin embargo, los trastornos del estado de ánimo pueden aparecer enmascarados detrás de síntomas como: migraña, dolores de espalda, hinchazón o dolor en las articulaciones. Por otra parte, estos dolores y molestias no desaparecen, lo que puede llegar a ser muy peligroso si la depresión no es tratada.

He aquí algunos de los síntomas físicos más comunes asociados con la depresión:

1.- Migrañas

Según Lisa K. Mannix, MD, médico certificada por el Consejo de Neurología en Cincinnati, quien se especializa en el tratamiento de dolores de cabeza, hasta el 40% de las personas con migraña tienen depresión concomitante. Hay una fuerte evidencia, dice la doctora, que une la migraña con una variedad de trastornos psiquiátricos y somáticos que se pueden presentar a la vez en un paciente, pasando inclusive por el trastorno de ansiedad. Un estudio de 2009 de la Universidad de Manitoba, mostró que el 11% de los participantes que sufrían de migrañas también experimentaban uno o más tipos de trastorno del ánimo, que iban desde la depresión mayor a los ataques de pánico.

2.- Dolor en las articulaciones

Según un estudio realizado en los EEUU, las personas con fibromialgia son 3.4 veces más propensas a tener depresión mayor que las personas sin esta condición. Es comprensible que una persona con dolor crónico se deprima si al subir las escaleras duele, y también al inclinarse para recoger algún recipiente del suelo o simplemente ponerle comida al perro. Sin embargo, lo interesante es que la rigidez, inflamación y daños en el cartílago de la articulación en realidad pueden ser síntomas de una depresión (así como también la causa de los bajones de ánimo).

3.- Problemas digestivos

Me hubiera gustado haber sido consciente de la conexión entre los problemas digestivos ─hinchazón, estreñimiento, colon irritable─ y la depresión cuando era una niña porque me hubiese ocupado de conseguir un tratamiento para la ansiedad y la depresión antes de tocar fondo en la universidad. En su lugar usé laxantes y otro tipo de recursos que solo empeoraron mi condición.

El sistema nervioso de nuestro intestino es tan complejo ─tiene un estimado de 500 millones de neuronas─ que los neurocientíficos a menudo se refieren al intestino como el segundo cerebro. De hecho, las células nerviosas en nuestro intestino fabrican del 80 a 90% de la serotonina de nuestro cuerpo. Eso es más que lo que hace nuestro cerebro. Si usted es una persona que ha luchado con problemas de estómago y digestión al igual que yo, puede que se sorprenda al saber que algunos de los síntomas de depresión y ansiedad pueden aliviarse con solo tomar probióticos para mantener la flora bacterial saludable y su estómago feliz.

También ten cuidado con los alimentos que estimulan la inflamación del cerebro ─lo cual se siente como depresión─ como el gluten y el azúcar. Estos alimentos pueden no aparecer en un análisis de sangre IgA para las alergias ─aquellos que miden respuestas como hinchazón y dificultad para respirar─, pero eso no significa que tu cuerpo los tolere. Quizás sin saberlo seas intolerante a ellos, lo que podría causar síntomas de ansiedad y depresión. Según estudios realizados, la depresión se encuentra en hasta el 52% de los individuos sensibles al gluten.

4.- Dolor en el pecho

Cientos de investigaciones han puesto de manifiesto la estrecha conexión que existe entre la depresión y la salud cardiovascular. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, tres de cada veinte estadounidenses con enfermedad cardíaca experimentan depresión en comparación con el promedio de una de cada veinte de las personas sin esa condición. Los pacientes con enfermedades del corazón que están deprimidos tienden a presentar más síntomas cardíacos que aquellos que no están deprimidos.

Un estudio publicado en la revista Circulation encontró que las personas con insuficiencia cardíaca que están deprimidas moderada o gravemente tienen cuatro veces más riesgo de muerte prematura, y el doble de riesgo de ser hospitalizados, en comparación con aquellos que no están deprimidos. Incluso las personas con síntomas leves de depresión tenían casi un aumento del riesgo de muerte del 60%.

Estudios recientes demuestran que al igual que las personas con enfermedad coronaria tienen un alto riesgo para la depresión, las personas con depresión tienen mayor riesgo de enfermedad coronaria. La depresión y la ansiedad afectan el ritmo cardíaco, aumentan la presión arterial, elevan los niveles de insulina y colesterol, e incrementan los niveles de las hormonas del estrés. Dolor en el pecho y latidos rápidos del corazón podrían muy bien ser síntomas de ansiedad y depresión.

Basado en el artículo original: 5 Physical Signs You May Be Depressed, escrito por Therese J. Borchard.

Imagen de Wokandapix en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: