Cuerpo vs. Mente

Creo que todos nos hemos encontrado en una situación de Cuerpo Vs. Mente en diferentes circunstancias de la vida. A mí esto me pasa constantemente en el deporte, a veces gana el cuerpo y en ocasiones la mente.

Entrenamos nuestro cuerpo para que esté en forma, hacemos ejercicio, comemos sano, etc…, y sin duda es importante, pero igual de importante es el entrenamiento de nuestra mente. Pero, ¿lo estamos haciendo? He de confesar que hasta ahora yo no lo hacía.

El último reto deportivo que realicé fue tan duro para mi física y psicológicamente que cuando llegó el punto álgido de la situación triunfó el cuerpo sobre la mente. Y debo decir que lo intenté, mi mente luchó con tanta fuerza… hasta el punto de llorar. Entonces me di cuenta del fallo que estaba cometiendo, no he estado entrenando mi mente.

No soy una deportista de élite ni mucho menos, simplemente soy una persona que siempre me he considerado activa y que he practicado infinidad de deportes sin serle fiel a alguno en concreto, desde natación, submarinismo, velerismo, sky, patinaje, escalada, senderismo, trekking, alpinismo, surf y pare de contar.

Pero el que me hizo plantearme el entrenamiento de mi mente ha sido el ciclismo de montaña, fueron muchos kilómetros en el Parque Natural Las Bardenas (España), llegué a la meta pero flaqueé muchas veces y en una de ellas me dejé derrumbar.

Si no tenemos entrenada nuestra mente, es muy fácil tirar la toalla, pues el cuerpo te envía mensajes que a la mente le será difícil evadir.

Leyendo un poco he podido ver que estos son unos de los factores más importantes para entrenar nuestra mente:

  • Eliminar el pensamiento negativo, en definitiva suprimir los “no puedo”, “no lo voy a lograr”.
  • Aprender a relajarse, si conseguimos relajar nuestra mente, podremos relajar la respiración , los músculos, los latidos, en fin hacer la situación más llevadera.
  • Usar la distracción, cuando sentimos dolor tenemos que eludir ese pensamiento y centrarnos en nuestro objetivo. ¡No hay dolor!
  • Trabajar tu autoconfianza, a más confiemos en nosotros más fuerza mental tendremos para lograr nuestro reto.
  • Imaginación, piensa en positivo, imagínate consiguiendo tu meta, recuerda otros logros conseguidos.

Yo empecé a entrenar mi mente para el próximo reto. ¿Y tú, lo vas a hacer?



Deja tus comentarios aquí: