Cuidar la gestación y la maternidad durante tiempos de crisis

No hace falta entrar en detalles sobre todas las noticias locales y mundiales que pueden generarnos miedo, estrés, angustias, temor, y despertar todos nuestros peores fantasmas.  Hoy quiero centrarme en el cuidado y protección que se merecen las mujeres gestantes y/o las que lactan, tanto como quienes están en su puerperio y toda aquella que es el regazo seguro de sus hijos.

Cuando decimos que estamos estresadas, no es solo nuestra razón o entendimiento que reconoce ese estado. Cada célula de nuestro cuerpo vibra y se tensa ante el estrés, así las células con las que se forma, crece y nutre un bebé en útero estarán de la misma manera que está la madre. La capacidad de eyección de la leche materna disminuye si la madre está tensa, Un bebé que percibe a su mamá con una frecuencia cardíaca y patrón de respiración alterado, producto de leer o ver alguna noticia que la afecte, se sentirá inseguro o ansioso.

Dada esta comunión, conexión entre mamá y bebé, es obligatorio que las mujeres se cuiden de estar todo el tiempo pendientes de las noticias y/o acontecimientos negativos que suceden en su entorno o en el planeta. Cuando, como psicóloga, les invito a seguir estas indicaciones muchas manifiestan que es “irresponsable” no estar al tanto de lo que sucede. Yo pregunto: ¿cuál es la prioridad de toda madre? ¿Qué escogen entre estar al tanto de lo que sucede (sin poder hacer nada o llenarse de impotencia-frustración) o que su hijo o hija esté en paz? ¿Cuál es la mayor responsabilidad que tenemos las madres: el bienestar de nuestros hijos o estar “informadas”?

No les estoy pidiendo que sean inconscientes, indiferentes o apáticas sociales, sino que sepan discernir entre cuál es su prioridad en cada situación, que concienticen que lo que ellas sientan también lo sentirán sus bebés, y mientras más pequeños, mayor nivel de vulnerabilidad y dependencia. Es un llamado a la higiene mental y emocional en pro de la salud psicoemocional de los pequeños.  Muchos estudios recientes en la psiconeuroinmunología han comprobado que los bebés y niños también se estresan y que repercute en su sistema inmunológico y en algunas dificultades de comportamiento.

Por todo lo anterior les invito:

  1. A poner en su justo lugar la cantidad y calidad de noticias que reciban por día, tanto a través de los medios, como de su entorno familiar o de amigos. Pídanle a sus allegados que les apoyen en cultivar un ambiente de paz y amor para sus bebés, y que tanta información negativa no les ayuda en su equilibrio y bienestar emocional.
  2. Aférrense a sus fortalezas espirituales y realicen, varias veces al día, actividades que le cultiven el espíritu: rezar, orar, meditar, y con ello también fortalecerán sus sistemas inmunológicos y serán un más nutritivo y armónico sustento para sus hijos.
  3. Sé humilde y agradecida, reconoce tus bendiciones, la dicha que tienes en tu hogar, celebra lo que sí tienes. Esta actitud es el primer paso para la felicidad y  redunda en innumerables beneficios tanto físicos, como psicológicos y emocionales.
  4. Cuida la inocencia y pureza de tus hijos: Si tienes niños más grandes, a quienes les puedes explicar algo de lo que sucede, procura ser objetiva, estimula su capacidad de discernimiento y sentido crítico. No fomentes actitudes sesgadas y menos con valoraciones subjetivas. Pondera muy bien lo que por su edad puede entender y es pertinente que conozca.

Si lo que sucede a nivel de noticias te afecta demasiado y no puedes hacer nada para cambiarlo, elige por tu paz y la armonía en tu hogar, respira y despójate de lo que te afecta y no es tuyo, tus hijos te lo agradecerán, tú eres su sustento y seguridad, nada es más importante que eso.



Deja tus comentarios aquí: