Cultivar la inteligencia emocional en los niños: la empatía

¿Por qué es importante apoyar a nuestros hijos a desarrollar sus capacidades emocionales? Porque niños emocionalmente inteligentes tendrán el éxito asegurado en este mundo donde se enfrentan a muchas adversidades y muchos tipos de personas y situaciones.

Como padres, tenemos la responsabilidad irrenunciable de cultivar en nuestros hijos sentimientos, emociones y capacidades positivas que lo ayuden a desempeñarse mejor durante su crecimiento y madurez. Cada día encuentro familias que están desordenadas porque sus miembros no ocupan el lugar que les corresponde. Es el caso de padres que colocan en sus hijos cargas que no son suyas, hijos que caminan al lado de los padres, en lugar de ir delante de ellos, hijos que miran hacia atrás en lugar de ver hacia adelante, hacia su propia vida, son casos que veo diario con asombro, porque aún somos una sociedad inmadura y con pocos deseos de movernos de ese lugar.

Sin embargo, sé que hay muchos padres dispuestos a brindar a sus hijos algo mejor de lo que ellos tuvieron, y que quieren verlos crecer felices y con todas las herramientas para desarrollarse en esta vida y alcanzar su máximo potencial, la máxima expresión de sí mismos. Para esos padres van estas palabras.

De acuerdo con el libro de L. Shapiro“La inteligencia emocional de los niños”, el término inteligencia emocional incluye sentimientos como la empatía, la capacidad de resolución de problemas, la independencia, el control de nuestro carácter, la amabilidad, el respeto, entre otras.

La empatía es la madre de las demás capacidades sociales, y la ventaja que tenemos como padres es que los niños tienen impulso natural a ser empáticos, pero si este impulso no es cultivado, desaparece. ¿Cómo podemos cultivarlo? Algunas técnicas que nos propone Lawrence Shapiro son:

Los niños copian la conducta, y no las palabras, de sus padres. Que el niño vea que hay un sentimiento de empatía en la familia le incentivará este sentimiento. La idea es que coloquemos en ellos responsabilidadesen la casa, como ayudar a poner la mesa, y que estas responsabilidades vayan aumentando de acuerdo a su edad. Así incentivamos en ellos que sean atentos, considerados y responsables.

La práctica de actos de bondad modifican la vida de la gente, e incentiva la empatía en los niños. Convierte la bondad en un proyecto familiar

Comprometer a los niños con actividades al servicio de la comunidad es otra forma de incentivar su empatía. Actividades como trabajar en un comedor de beneficencia, ayudar a limpiar las afueras del edificio, ayudar en el colegio a niños más pequeños, entre otras, son perfectas para este propósito.

Un aspecto muy importante de estas actividades es que el niño no las realice solo, sino sienta el apoyo de sus padres al hacerlas, para que experimente lo que significa el apoyo a otros, el compromiso consigo mismo y con la tarea que decidió emprender, y la virtud de ayudar.



Deja tus comentarios aquí: