Cultura financiera para niños

El dinero es una energía y como tal, hay que saberla manejar. La educación financiera que se le imparta hoy a un niño, le servirá en su vida adulta, igual que la formación de valores.

Cuando los niños son muy pequeños, no entienden bien de dónde sale el dinero. No les ha pasado que si le dicen “No tengo plata ahorita” ellos dirán cosas como, “mamá saca con la tarjetica de plástico” o “papá ve al banco que allí hay mucho”.

En esto consiste el valor del dinero. Enseñarles para qué y en qué se gasta, invierte y ahorra el dinero que ganamos trabajando, pero hablando siempre desde lo positivo, desde la abundancia. “Hijo si tengo dinero, pero está destinado para hacer mercado”.

Hay que involucrar a los niños en la dinámica económica de la familia, pero en un lenguaje próspero y tranquilo, dejando a un lado los términos de escasez y angustia, que generan una relación negativa con el dinero.

¿Padre rico, hijo rico?

Robert Kiyosaky, autor del best seller «Padre rico, padre pobre», cuenta cómo logró su fortuna, haciendo dos cosas básicas. Ahorrando y administrando bien lo ganado. Esto no lo aprendió en una universidad, lo aprendió en casa desde que era niño.

Como padres, tenemos la responsabilidad de heredarles a nuestros hijos una cultura financiera sana, que comienza como todo, con el ejemplo. Teniendo un presupuesto familiar y personal ordenado.

Nunca es demasiado temprano, para hablarles a los pequeños sobre el uso correcto de este bien, en un lenguaje sencillo y fácil de manejar para su edad. De hecho, Kiyosaky aprendió a invertir y ahorrar, jugando el popular juego de mesa “Monopoly”. Una divertida dinámica, donde los padres pueden aprovechar para crear cultura financiera.

Otra manera de enseñarle a nuestros hijos, el valor del dinero, en esta era 2.0, es utilizando los famosos “Apps”. Existen varias aplicaciones divertidas y educativas, en materia de finanza. Tal es el caso de Aprender ahorrar y El puesto de limonada.

La primera aplicación es un juego educativo, donde se les enseña a los niños a ahorrar mediante la asignación de pagos y tareas. Mientras que la segunda, es una pequeña empresa de venta de limonada, donde los pequeños aprenderán desde el valor de la atención al cliente, hasta llevar un inventario de agua, azúcar, limón y demás materiales, para hacer crecer su negocio.

Tips para niños emprendedores

  1. Regálale a tus hijos una alcancía para que ahorren el dinero que le dan abuelos, tíos y demás familiares.
  2. Propónles trabajos caseros, como ayudar a lavar el auto.
  3. Si los pequeños están en la edad de llevar dinero al colegio, ofréceles una mesada y enséñales cómo hacer un presupuesto.
  4. Si saben sacar cuentas, pídeles que te ayuden con las compras en el supermercado.
  5. Enséñales las denominaciones de cada billete o moneda y cuánto cuestan las cosas.
  6. Anímalos a crear un negocio que puedan ofrecer a familiares y vecinos (pasear perritos, sacar la basura, ayudar a pintar o hacer alguna manualidad).

Espero se animen a instruir a sus hijos, desde bien pequeños, en una sana cultura financiera. Me despido con esta frase:

“Lo mejor que podemos hacer por otro, no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas”. Benjamin Disraeli



Deja tus comentarios aquí: