Cumpleaños con felicitaciones tecnológicas y digitales

 

Como todos los años por estas fechas llegó mi cumpleaños, un día muy especial que se celebra en grande, no por el tamaño de las fiestas o reuniones sino por lo que ello significa. Siempre he disfrutado mucho de mi cumpleaños; y, de hecho, es que creo firmemente que todo hay que celebrarlo. Desde siempre, a todo a quien vea por primera vez en el año le deseo un ‘Feliz Año’ casi hasta finales del mes de enero. Y es que las celebraciones deben ser así: ¡Por todo lo alto! Igual pasa con mi cumpleaños.

Y este año como les dije llegó, de nuevo, mi cumpleaños. Pero las felicitaciones fueron esta vez diferentes. La pregunta es, ¿cómo? A quienes nos gusta celebrar nuestros cumpleaños nos gusta recibir felicitaciones. Si no lo han hecho se los recomiendo, pues nos vienen de maravilla. Hace unos 20 años nos llamaban los padres, hermanos, familiares y amigos por un teléfono de línea tradicional. Con el pasar de los años incluimos a las llamadas por los teléfonos celulares. Y entonces, ¿qué cambió este año? El uso de la tecnología.

Las llamadas fueron pocas y sí, de los hermanos, tíos, suegros y primos. Primer cambio: ninguna a un teléfono tradicional por lo que todas las llamadas llegaron a los celulares. Y algunas llamadas vinieron por Skype y otras por Facetime. Y llegaron las redes sociales y de qué manera.

Desde la madrugada me comienzan a llegar las felicitaciones de amigos que viven en Europa. Más tarde de los amigos en las Américas; luego algunas de otras latitudes. ¿Por dónde llegaron, se preguntarán? Por todas las redes sociales que utilizo y eso que todavía son pocas.

Pasar de 180 felicitaciones en Facebook para mí fue un record personal (muchas gracias a todos), incluyendo videos, mensajes directos, publicaciones en mi página entre otros. Cientos de mensajes en WhatsApp de amigos y de los grupos a los que pertenezco, incluyendo videos, películas, canciones y hasta tortas virtuales; además de los mensajes de texto un poco más tradicionales.

Y luego comencé a recibir las felicitaciones vía LinkedIn (desde las automáticas hasta las personalizadas), mensajes inclusive por Skype o los directos por Twitter y hasta por Instagram (interesante) o inclusive por mi canal de YouTube; y amigos que escribían en el muro de otros amigos o en sus respuestas felicitándome también. Para mí de verdad algo asombroso pues fue primera vez que me pasaba. De verdad algo novedoso pero que nos indica hacia a dónde van las comunicaciones. Y desde el 1 hasta el 4 de febrero seguía recibiéndolas desde varias partes y por varias vías. Cambios que definitivamente indican que algo está pasando.

Quizás algunos seguimos acostumbrados a las felicitaciones tradicionales y como me dijo un querido amigo, ‘todavía a los amigos especiales se les llama’. Gracias a quienes lo hicieron, pero por otro lado también gracias a quienes me enviaron sus felicitaciones digitales por la variedad de redes digitales. Un mundo donde las comunicaciones cambian y al cual todos debemos adaptarnos. Pues luego de haber escrito un artículo en estas mismas páginas donde me invitaban hace algunos meses a tomarme un Café por Skype, nada nos debe extrañar haber sido felicitado por vías tradicionales y además por medios digitales.

Y como las respuestas en mi caso sí fueron personalizadas, hay que dedicarle tiempo a responder cada una de ellas que igual siguen siendo muy especiales pues son para celebrar. Así que a todos mil gracias, muy agradecido por sus felicitaciones (independiente de su forma) y a todos les mando un gran abrazo digital.

Veremos que nos traerá el próximo cumpleaños. ¿Serán 364 días suficientes para ver otro cambio? Ya les contaré.

 



Deja tus comentarios aquí: