¿Cuándo hablarle de sexo a tus hijos?

Más tarde o más temprano nuestros hijos empezarán a hacer preguntas sobre sexo y a mi me llegó. Muchas veces pensé que cuando fuese el momento todo sería fácil, solo cuestión de ponerse a hablar y listo, pero fue mucho más complicado ¡y más cuando se trata de un niño!

Hoy, como todos los días, fuimos a buscarlo al colegio y siempre charlamos de cómo fue su día, qué hizo, qué almorzó, etc.  Últimamente ha estado con el tema de las malas palabras, que si un niño dijo la “F Word”, que si otro la “SH Word”, hoy llegó diciendo que escuchó otra mala palabra,  la “S Word” y “¿cuál es esa?” le pregunté y me respondió: SEX

Inmediatamente le hablé:

Mommy: “¿Quién te dijo que es una mala palabra?  Sex no es una mala palabra!”

Hijo: “Bueno no es malo, malo es lo que hacen”

Mommy: “¿Y qué es lo que hacen?

Hijo: “Que los novios se vuelven como loquitos , se quitan la ropa y se  besan…”

¡Sentí como si me hubiesen lanzado un balde de agua fría! mi bebé, mi chiquito de 7 años, mi castorcito que apenas está mudando sus dientes, ¿hablándome ya de sexo? Jamás pensé que esta conversación llegaría tan rápido y tan casual. Respiré, mantuve la calma y traté de usar palabras de modo que él se sintiese cómodo a su nivel de entendimiento.

Le aclaré que no es malo, que tampoco es una grosería, pero que los niños no “hacen” sexo, sólo los adultos!!! El sexo es la manera en que los adultos expresan su amor y por lo tanto no puede ser nunca malo. Por ahora no contestaré más allá de lo que me pregunte, seré abierta y accesible en cualquier momento pero sólo en  la medida de su curiosidad.

Si bien hoy en día vivimos en un mundo tan sexual, donde hay mensajes por todos lados (radio, TV, comiquitas, música) nuestros hijos no reciben mucha información útil al respecto. Los medios de comunicación no distinguen la edad de su público.

Somos los padres los que debemos ejercer el papel de filtro de las informaciones para nuestros hijos. Debemos crear un canal abierto de comunicación con ellos, vigilar de cerca el entorno y sus actividades para orientarlos cuando sea necesario.  Tenemos la misión de educarnos y prepararnos para poderles dar explicaciones claras y honestas.

Cuando me lancé a esta aventura de los blogs y escribí Mommy Bitácora para compartir información de actividades con nuestros hijos, también lo hice para poder expresar mis inquietudes. Después de que Fabio nos inició en el tema del sexo fui en la búsqueda de buena literatura para mejorar mi explicación. Y les confieso que fue difícil, pero al final lo logré y encontré una serie de libros fantásticos, de la autoría de Robbie Harris, que explican junto con ilustraciones todo lo referente al nacimiento, bebés, el cuerpo humano, la familia y sobre educación sexual.

Son 3 tomos y cada uno está diseñado para cada edad:

It’s Not the Stork! (No es la cigüeña)  Una guía introductoria que responde a todas las interrogantes que los niños y las niñas se han hecho acerca de la natalidad, el amor, el sexo, la reproducción o la familia. Excelente para niños de 4 años en adelante.

It’s So Amazing! (Es alucinante) Para niños desde los 7 años en la que se explica con palabras más apropiadas a la edad sobre la preconcepción, la familia y otros temas de interés relacionados con la función del sexo y los mecanismos de la reproducción.  Temas manejados con naturalidad y sencillez.

It’s Perfectly Normal! (Es perfectamente normal)  Un encantador libro para los jóvenes adolescentes 10 años en adelante referente a lo relacionado con la pubertad.

Mommy Bitácora recomienda estos libros 100%. Y si tienen otros títulos para compartir no dudes en escribir tus comentarios en el blog!



Deja tus comentarios aquí: