Cura quemaduras con remedios caseros

Las quemaduras leves son un tipo de lesión que se produce en la piel, e incluso en tejidos inferiores, causadas por diferentes factores como el calor, contacto con llamas, líquidos o superficies calientes entre muchos otros factores los cuales destacan el frío, químicos y la electricidad.

Pero, para las quemaduras de segundo o tercer grado, que son más profundas, se aconseja acudir al médico. 

Remedios caseros para quemaduras leves

  1. Cortar un pedazo de una hoja fresca de aloe vera o sábila, aplicar directamente su pulpa sobre la zona afectada o, si se prefiere, mediante una gasa. La sábila tiene una acción analgésica que mejorará la lesión y, además, facilitará su cicatrización.
  2. Limpiar, pelar y cortar media papa en láminas. Luego, dejar enfriar en el congelador. Aplastar con el tenedor hasta formar una pasta que se pondrá sobre la quemadura con la ayuda de una venda. Cambiar tres veces al día.
  3. Aplicar una capa generosa de miel sobre la quemadura. La miel ejerce efecto analgésico y antibacterial.
  4. Extender aceite de oliva sobre la zona quemada, y luego rociar por encima un poco de sal marina. Al principio, se sentirá cierto ardor, pero merece la pena, ya que evita la aparición de la molesta ampolla. Finalmente, proteger con una gasa y esparadrapo.
  5. Aplicar yogur natural sobre las quemaduras pequeñas, ya que favorece su cicatrización y su curación.
  6. Elaborar una pasta con aceitunas machacadas en un mortero. Extenderla sobre un trapo limpio y aplicar sobre la zona afectada lo cual aliviará el escozor e impedirá la formación de ampollas.


Deja tus comentarios aquí: