Dar es dar

Cuenta la historia de un niño tailandés que es atrapado  robando medicamentos para llevárselos a su madre. El dueño de un restaurante cercano que observa todo, le paga al chico las medicinas. Además, le pide a su hija, una niña, que le prepare un poco de caldo de verduras para que se lo lleve.

Mira el desenlace de esta historia tan emotiva y de como al final el amor que damos es devuelto a nosotros.



Deja tus comentarios aquí: