De cómo ser más productivo en el trabajo

De cómo ser más productivo en el trabajo

La vida a veces nos quita más de lo que quisiéramos. Mucha gente ha caído en ese juego peligroso de madrugar, correr, laborar, correr de vuelta, anticipar lo del día siguiente y empezar de nuevo, en aras del ansiado poder que otorga el dinero, a través del a veces cansino tren empujado por el trabajo.

Tim Ferris es uno de esos hombres a quienes bien se podría llamar “loco”. Decidió establecer prioridades. Le gusta viajar, y tener tiempo libre suficiente para practicar sus pasatiempos favoritos (bailar tango, kickboxing, aprender idiomas, entre otros). Eso implicaba trabajar lo menos posible, o ser lo más productivo posible en la menor cantidad de tiempo permitida.

Si estamos escribiendo hoy sobre él, es porque lo logró. Escribió un libro que se llama La semana laboral de 4 horas, que lo hizo más exitoso aún. En su blog lleva algunas de sus experiencias.

Hoy te contamos sobre un post de Eric Barker, quien quiso saber qué hacer para obtener mayor productividad. Le hizo la pregunta a Ferris, y salió con estas seis respuestas:

  1. Controla tu estado de ánimo. Al contrario de lo que se piensa al hablar del mundo de los negocios, las emociones son poderosas. Sin importar lo que te rodee, si te obligas a empezar el día calmado, podrás estar lo suficientemente abierto para encontrar la productividad que ofrece la felicidad.
  2. No abras tu correo en la mañana. Durante las primeras horas del día la gente suele dedicar su tiempo a revisar emails o las páginas de inicio de sus redes sociales. Esto succiona la energía que sería mejor enfocar en lo que realmente vas a tener que hacer al llegar al trabajo. Déjalo para después (pero no tanto).
  3. Si quieres hacer algo rápido, no lo hagas. Dice Ferris que si algo debe hacerse lo más rápido posible, es mejor no hacerlo puesto que el resultado puede ser posiblemente mediocre. Si no te queda otra opción que hacerlo, pues no lo hagas lo más rápido posible. Hazlo lo mejor posible, así te lleve un poco más.
  4. Concentrarse no es otra cosa que eliminar las distracciones. ¿Hay que decir más? ¿Es necesario que en la oficina bloqueen el Facebook y el Twitter, o puedes dejarlo para tu tiempo fuera de la oficina?
  5. Crea tu propio sistema. Busca la rutina que te funcione mejor, sea de día o noche, fines de semana. Pregúntate dos cosas: ¿qué actividades te han hecho más exitoso? Y ¿qué actividades horadan tu productividad? Pues debes tratar de hacer más de lo primero, y menos de lo segundo.
  6. Define tus metas la noche anterior. Dice Tim que no hay que pensarlo demasiado, al final. Hay que llegar al momento de la decisión preparado, con el camino labrado, pero en el momento final hay que confiar en el instinto, así implique riesgos, hacer cambios, y empezar de cero otra cosa.

Suena difícil, o arriesgado, pero esos son valores que justamente van de la mano con la toma de decisiones exitosas. Hay que tomar el tren. ¿Te montas?



Deja tus comentarios aquí: