De por qué amo los libros

De por qué amo los libros

Le enseñé a leer a un muchachito que no tenía libros. Tampoco en su casa había libros. Fui a un estante de mi biblioteca personal y tomé unos seis libros y se los regalé. Le dije: “aquí tienes estas novelas cortas para que puedas leerlas en tu hogar. Son tuyas. Te las regalo”. Sonreímos los dos en ese momento, y nos dijimos hasta luego. Pasaron los meses y para mi asombro cuando pude conversar con el niño, me dijo mirándome fíjame a los ojos: “maestra, los libros me salvaron la vida”.  Respiré. “Vamos cuéntame con detalles”… eso fue lo que atiné a decir.  Él me contó que en su barrio se armó un tiroteo entre bandas de delincuentes.  Una bala perforó el latón que servía de pared en su cuarto. Y el niño estaba justo en ese momento leyendo una novela con una linterna debajo de su cama. Así que lo apurruñé, y punto. Nos abrazamos a la vida. Confieso que se me salieron las lágrimas. Yo sé perfectamente lo que significa que los libros te salven la vida, pues crecí en un barrio muy pobre de la Cota 905 en Caracas. Mi único acceso a la cultura eran los libros e ir al cine La Castellana una vez al mes.

Hoy quiero contarles las múltiples razones que tengo para amar los libros. Aquí les dejo mi lista:

  1. Amo a la gente que narra cuentos. Sus palabras son caricias entrañables para mí. Me recuerdan las veces que mi abuela y mi madre me leían cuentos antes de dormir.
  2. Mi relación con los libros jamás ha estado conectada con la violencia verbal, golpes, azotes o palizas para que leyera un texto escrito. Leer es un espacio para la paz, así lo percibo yo.
  3.  Leer me da muchas formas nuevas de ver el mundo y sus realidades.  Lo cual no deja de ser una ventaja. Sí.
  4. Leer en la cama aumenta la pasión y el amor de pareja. Sí, esto puede ser parte del romance.  Tengo mis razones muy poderosas para escoger muy bien las lecturas que voy a compartir en voz alta como parte del ritual sexual. Y a ti, ¿te han leído al oído alguna vez?
  5. Amo los espacios para leer. Es la razón primera para amar a las bibliotecas públicas.
  6. Es todo un descubrimiento lector encontrar varias ideas secundarias más interesantes que la idea principal del argumento. En definitiva, es un deleite. A veces se lo escribo en un mensaje al autor del libro leído.
  7. Leyendo libros y literatura puedo establecer rápidamente los objetivos para concretar muchos proyectos. Además, puedo ordenar y redactar las ideas rápidamente.
  8. Aunque me faltan muchos libros por leer, lo reconozco,  y no siento vergüenza al decir “no he leído ese libro”. En la actualidad, se me hace más fácil desenvolverme en cualquier ámbito académico gracias a mis lecturas.
  9. Leer me aleja de las preocupaciones, y créeme, los problemas, infinidad de veces, se solucionan solos, y yo con los ojos metidos en las páginas de un libro.
  10. Existen libros que no son fáciles de entender. Así que no me siento culpable por cerrarlo y no terminarlo de leer. Cómodamente, paso a mi siguiente libro.
  11. Muchísimos libros y lecturas me sacan sonrisas y risas a carcajadas. Me conectan con la alegría y la felicidad. Los amo infinitamente.
  12. Me sorprendo cuando pienso cuántas cosas he hecho en mi vida basadas en lo que he leído en los libros. Incluso, amo cocinar siguiendo las recetas de un buen libro.
  13. Los libros forman parte de mi acervo cultural y del acervo cultural de mi país. Así es.
  14. Leo con motivos y sin motivos. No necesito un por qué leer o un para qué leer. Eso no me define como un buen lector o un mal lector. Responder preguntas sobre mi comportamiento lector es típico del pensamiento utilitario. Sí, asumo que son muchas las ocasiones en las que leo un libro porque me da tranquilidad.
  15. Amo las librerías. Siempre forman parte de mi recorrido turístico e histórico. Las librerías me permiten saber cómo son realmente las ciudades y los países.
  16. Leer aumenta mi capacidad de abstracción. Cuando leo un libro puedo sentirme dentro de una cápsula Merkabah. Protección total.
  17. Leo los libros que quiero, cuando quiero… y en el lugar que quiero. Eso es libertad. No tengo límites para escoger un libro. Ejerzo mi libertad de información con toda responsabilidad. Yo leo diferentes géneros de la literatura. También, leo libros de información o referencia como diccionarios, atlas y enciclopedias de diferentes aéreas del saber humano.
  18. Gozo mucho descubriendo nuevos conceptos e ideas. Se puede leer literatura de manera crítica. Yo pienso que no toda lectura de un libro es para satisfacerme placenteramente. Existen diferentes tipos de lecturas, y distintos tipos de libros. Todo influye para que existan diferentes tipos de lectores. En definitiva, los libros son un universo maravilloso.
  19. Existe un sinnúmero de beneficios que se han descrito desde el ámbito educativo y médico, entre ellos que con la lectura cotidiana de libros la concentración crece. Leer aumenta o crea nuevas conexiones de neuronas cerebrales. También, leer evita enfermedades mentales como el Alzheimer… y mejora hasta nuestra manera de hablar.  
  20. Existen ilustraciones que pertenecen a mi corazón. Amo las ilustraciones de los libros para niños. También, amo a los ilustradores. Las ilustraciones son un pasaporte intangible a la estética. Me hice artista plástica en la Escuela Armando Reverón de tanto sentir, percibir, y ver los colores de las ilustraciones de los libros.
  21. En resumen, amo los libros porque creo que son el mejor invento de la humanidad.
  22. Gracias a los editores, escritores y toda la gente de libros. Yo los amo. ¡Feliz Día Internacional de Libro!


Deja tus comentarios aquí: