¿De qué tamaño eres?

En busca de un tema sobre el que pudiera desarrollar un artículo, encontré una lectura que me hizo reflexionar y me dio algo que compartir. Si observamos con detenimiento como interactuamos y nos comunicamos con los demás, podemos darnos cuenta de qué tamaño somos. Este tamaño no tiene nada que ver con nuestra estatura física, sino más bien con nuestra estatura humana.

Si deseas aprender cuál es tu tamaño, hazte un sincero y honesto inventario y pregúntate cuestiones como: ¿Piensas más en ti mismo que en los demás?. Cuando  haces las cosas ¿las haces pensando en el beneficio que te puede traer a ti y le haces pensar a los otros que es por ellos?, ¿Estás ahí para alguien que lo necesita en los momentos difíciles o lo haces porque no interfiere con tus planes?, ¿Hablas de frente diciendo claramente y con respeto lo que quieres y deseas?,¿Sonríes del corazón o falsificas la sonrisa?, ¿Impones tus opiniones sobre los demás?. ¿Permites y comprendes cuando alguien se equivoca?, ¿Te tomas el tiempo para enseñarle a otros o te la pasas haciéndole las cosas?, ¿Eres capaz de ponerte por un momento en los zapatos del otro?, ¿Piensas en el bienestar común a pesar de que el resultado no te convenga?

Como éstas, puedes hacerte una variedad más extensa de preguntas en las que explores tu relación con los demás. Lo importante es reconocer la crudeza de los resultados, y, si estas dispuesto, comenzar a hacer los cambios necesarios.

Un buen norte al que apuntar puede ser reconocer los atributos y aptitudes que deseas desarrollar. Por ejemplo:

  • Piensa lo que dices, di lo que piensas y dilo con respeto y cariño
  • Se cónsono con lo que sientes y compártelo con otros
  • Vive de acuerdo a lo que dices y a tus valores
  • Habla de frente y sin rodeos
  • No actúes por orgullo y aprende el poder del perdonar
  • No busques resaltar utilizando a otros. Busca iluminar por tu propio brillo por más insignificante que te parezca

Un hombre grande es aquel que se preocupa por la vida de los demás, que a pesar de pensar diferente respeta la opinión de otro, que te acompaña en tus sueños, que te ayuda a crecer, que te enseña a hacer las cosas y te permite luego que tú las hagas a pesar de que te equivoques. Es aquel que perdona, comprende, y es capaz de colocarse en el lugar del otro. Es aquel que habla con franqueza, sonríe del corazón, llora con el dolor, y vive su vida con respeto e integridad permitiendo que otros vivan como mejor le parezca a ellos.
Reflexionado sobre todo esto pregúntate: ¿De qué tamaño eres?

 



Deja tus comentarios aquí: