Decisiones para la calma en momentos de angustia

Hoy tuve una dosis de Inspirulina y quise compartir esto con toda la comunidad.

Hace unos cuantos me ocurrió algo que jamás pensé considerarlo actualmente como “un antes y un después en mi vida”; era una chama  enamorada hasta los tuétanos,  en esa relación supe lo que era por primera vez en mi vida, amar de corazón y  la labor diaria que implica tener una relación.

Después de tres años de noviazgo descubrí, por ciertas actitudes que el hombre a quien tanto amaba me era infiel y solo la gente (hombres y mujeres) que han pasado por esta desagradable experiencia saben lo duro que es; pues nada, para resumir la relación se acabó y allí empezó mi verdadero trabajo de amor propio. Hoy con casi 30 años admito que aunque sea un cliché, eso de que todo pasa por algo y el tiempo lo cura todo es totalmente cierto,  pero nos damos cuenta de lo congruente del asunto cuando posterior a un luto por haber perdido a alguien tomamos la DECISIÓN de salir adelante, sí, digo luto porque tal vez esa persona no se va físicamente de este mundo pero si se va de nuestras vidas dejando un dolor muy grande y pues nada, a mí me tocó despertarme un día y decidir seguir con mi vida.

Siempre dije que para seguir adelante tenía que perdonar y perdonarme y aunque todos los días sentía la necesidad de hacerlo para poder tener un respiro de paz, sentía al mismo tiempo la impotencia de no lograrlo y luego comprendí que tenía que drenar todo el dolor, decepción y frustración que llevaba por dentro. Un día me levanté y dije BASTA! Porque si bien es cierto que había sido víctima en todo este cuento (asumiendo mis errores claro) también es cierto que  tenía en mis manos dos opciones, una, la de seguir siendo la mujer triste o levantarme sacudirme el polvo y levantarme.

Obviamente mi segunda opción fue la que consideré, tuve una larga conversación con  mi padre a quien le conté luego de dos años de silencio todo lo que había ocurrido con ese joven que él y mi madre habían querido tanto, y ojo no fue solo mi versión de la historia, ahí le sume mis fallas y después de llorar delante de  él como aquella niña que una vez lloró desconsolada por haberse hecho pipí en el asiento de su carro, finalicé mi cuento diciéndole que haría desde ese día, todo por seguir adelante y posterior a una larga conversación llena de sus sabios consejos me dijo:  “tranquila hija, siga adelante, hoy murió una mujer y nació otra más fuerte” y así sin  más empecé mi hermosa pero ardua labor de amor propio, me sequé las lágrimas y decidí amanecer cada día agradeciendo y viviendo, aunque a veces no sintiera la fuerza, porque no quería que pasaran los años y darme cuenta al mirar hacia atrás  que  había pasado los mejores años de mi vida llorando por una persona que no valía la pena y por una situación que pese a ser dolorosa tenía un importante aprendizaje.

Leí libros, fui al psicólogo, me leía cuanto artículo de auto ayuda existía,  sin contar la cantidad de rituales para perdonar y perdonarme y les digo algo? Sí funcionó y ¿por qué? ¿cómo? Por DECISIÓN, porque sí, es verdad, somos humanos, sentimos, lloramos, reímos, sufrimos pero el limite solo lo ponemos nosotros mismos; hoy en día me siento tranquila, fuerte y con una esperanza grande de conseguir ese hombre con el que tanto he soñado, no niego que tengo mis días malos pero ya esos momentos son solo eso, MOMENTOS,  no se prolongan porque yo no lo permito, cada día me levanto agradeciendo un nuevo día y en la noche antes de dormir también agradezco porque aunque haya sido o no un día espectacular, valoro el solo hecho de haber sonreído o aprendido, porque un día sin aprender o sonreír es  para mí un día no vivido y considero que vivir el día a día es un lujo que no podemos perder.

No sé si esto que escribí ayudará a alguien pero mi propósito en esta ventana que nos abre el equipo de Isnpirulina es que se den cuenta de que debemos disfrutar y aprender de todo lo que nos sucede en la vida porque señores, si es cierto que cada acontecimiento en nuestras vidas, por mucho que duela, a la final nos hace más sabios, mas fuertes, valientes pero SOLO si tomamos la DECISIÓN DE HACERLO y si funciona porque hoy esa experiencia ya no duele y esa persona que alguna vez me hizo tanto daño es hoy para mi solo alguien que llego a mi vida para demostrarme que la vida no es la cajita de cristal donde yo vivía, la realidad es otra y que todo vale la pena cuando te levantas y siguesfelicidad-bienestar-ser-feliz-secretos-de-felicidad-ser-feliz-estar-bien-sentirse-bien-equilibrio-como-ser-feliz-claves-de-felicidad



Deja tus comentarios aquí: