Identificar el déficit de atención

Muchas personas me escriben preguntándome sobre el déficit de atención y si puedo recomendar algunas flores para ayudar a sus pequeños. Este tema es muy importante pues puede pasar por desapercibido hasta que algún maestro con ojos desorbitados nos da el notición y nos pide que llevemos al muchachito al médico porque no lo aguanta más.

Quisiera comenzar comentando sobre mi experiencia personal. Estoy segurísima de que si este síndrome se hubiese documentado en los años en que era una niñita, ¿adivinen quién hubiese sido la primera de la fila en la repartición de Ritalín y Glutacid? la misma que viste, calza y que está usted leyendo en este momento. Probablemente mi difunta madre me hubiese bañado en esas medicinas, me las hubiese inyectado y hasta las hubiese utilizado de loción capilar o gargarismos. Siempre fui muy distraída, me la pasaba en Galaxia Andrómeda imaginándome un mundo mejor fuera del salón de clases. Me pasaban por encima las explicaciones matemáticas, las reglas gramaticales, las orientaciones de los maestros. De hecho puedo rememorar claramente mis dificultades en el área de cálculo y el recordar fechas o información que contuviese números, ni hablar de química y física luego en bachillerato. Mi dispersión era mayúscula. Recuerdo que un día en el recreo jugando el avión, también llamado rayuela o pisé, a una compañerita le pegaron y la maestra quería testigos del hecho. Me preguntó «Núñez, ¿vio usted lo que pasó?» y yo respondí: «No Seño(rita), yo estaba en las nubes (del avión dibujado en el piso)« y ella inmediatamente respondió sarcásticamente: «Siempre está allí«. 

mujer-distraidaCuento mi experiencia porque entiendo de primera mano lo que se siente. La tolerancia a este tipo de circunstancias en la escuela puede ser muy baja por parte de padres y maestros además de los compañeritos de clase. Muchos se burlan de la condición, no incluyen a los afectados en los juegos o en los equipos de trabajo/deportes, en algunos casos incluso les acosan (bullying en inglés).  

El déficit de atención puede ir acompañado de hiperactividad, de hecho, ahora se le conoce como trastorno de hiperactividad y atención (TDAH). La parte de la atención está relacionada, como su nombre lo explica, a distracción de moderada a severa, periodos de atención breve, algunas veces acompañados con inestabilidad emocional. La parte de la hiperactividad se caracteriza por movimiento continuo y superior a lo esperado para la edad y desarrollo del niño y dificultades de atención por el ritmo e impulsividad. Puede ir asociado a otros síntomas, incluso los adultos pueden también padecerlo. Es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas. Ellas pasan más desapercibidas (son menos “problemáticas” en el salón de clases o se confunde con asuntos del aprendizaje o trastornos emocionales). Sus síntomas más destacables son: falta de atención, errores por descuido, dificultades para completar actividades así como para organizarse y planificar tareas, evasión de las asignaciones que les supongan un esfuerzo mental. Además se distraen con facilidad, olvidan encargos o actividades y pierden cosas. Otro síntoma característico es que parece que no escuchan, lo cual suelen describir las propias niñas como un ensimismamiento que no pueden evitar.

Es importante distinguir si su niño(a) tiene dificultades de aprendizaje o si tiene trastorno de hiperactividad y atención. Cada uno se trata de diferente manera. En ambos casos sugiero visitar a un especialista (médico, psicólogo, psicopedagogo) para que le den el diagnóstico y el tratamiento adecuados. Las flores de Bach pueden ayudar con la emocionalidad de su hijo en relación al trastorno pero NO pueden ayudar con la condición físico/mental/cuadro clínico. Sería irresponsable decir lo contrario.

ninos-en-claseEn mi caso particular era un problema de aprendizaje y falta de atención. Voy a explicarlo para que si usted es padre o madre pueda entender a su hijo si es el caso. Entré al primer grado de primaria con 5 años. En esa edad la infraestructura para el cálculo y operaciones abstractas no está del todo establecida en nuestro cerebro. Es a partir de los siete añitos que el niño comienza a resolver problemas utilizando experiencia e información. En otras palabras, mi mamá le estaba pidiendo peras al olmo. Imponer la entrada del niño a una clase no teniendo la edad adecuada no le hace un favor al pequeño. Al contrario, puede generar estrés, frustración y problemas de autoestima. Cada cosa en su momento. 

¿Flores para ayudar a Marielena con problemas de aprendizaje basados en falta de atención?

Chestnut Bud para ayudarme a establecer patrones de atención y evitar así repetir situaciones. 

Clematis para la idealización de situaciones, de mundos mejores, para que ponga los pies en el suelo y esté pendiente de lo que dice el maestro.

Gentian para manejar la retahíla de obstáculos y acontecimientos cuando necesito hacer tareas o aprender algo y así no frustrarme o desilusionarme.

Walnut para adaptarme a nuevos aprendizajes y romper hábitos, es decir me ayudará a desaprender lo viejo para aprender lo nuevo.

Todavía estoy aprendiendo, a veces me distraigo, otras veces me equivoco, en ocasiones me frustro. Estudié educación para entender por qué las cosas me eran tan difíciles y entendí que cada etapa de la vida de un niño es diferente y su cerebrito no puede con todas las aspiraciones y expectativas de los padres. Corolario: los niños con dificultades de aprendizaje se gradúan también. Tengo una licenciatura y dos maestrías, también hablo dos idiomas perfectamente y machuco dos más. ¡Padres sí hay esperanza!



Deja tus comentarios aquí: