Dejar de buscar culpables

Pensamos que siempre hay un culpable de lo que nos pasa, y que estamos condenados a vivir lo mismo una y otra vez, a menos que la persona que sea culpable cambie su actitud o comportamiento, para que entonces, nosotros podamos ser felices.

Es curioso que prestemos tan poca atención a la conexión que existe entre todos los eventos que vivimos a lo largo de la vida, y nuestras actitudes, elecciones y comportamientos.

Pero lo cierto es que no funciona de esa manera y nos damos cuenta en el  momento en que, movidos casi siempre por alguna situación que se presenta de forma difícil o dolorosa en la vida, despertamos aunque sólo sea por un instante de este letargo en el que hemos estado sumidos durante tanto tiempo, para darnos cuenta de que la vida va más allá de lo que solemos pensar sin ninguna profundidad, que somos responsables de lo que nos pasa, de cómo nos sentimos, de lo que elegimos y vivimos, aunque no nos guste…  y que sólo cambiando alguna creencia, teniendo una actitud diferente, haciendo elecciones más conscientes y teniendo otro tipo de comportamiento más responsable, generoso, tolerante y solidario, podremos realmente actuar de una mejor manera para comenzar a vivir de forma diferente.

Todos seremos probados por la vida, una y otra vez, cada vez que digamos que ya hemos superado o aprendido de una situación que nos tenía atrapados o afectados. Esto quiere decir que nos veremos enfrentados varias veces a situaciones similares, con la única intención de asegurarnos que realmente aprendimos, estuvimos dispuestos a soltar y pasar la página, dejando atrás los recuerdos negativos, sin dolor ni resentimiento, listos para comenzar una nueva etapa, para darnos otra oportunidad y quedarnos sólo con el producto de lo que aprendimos.

culpablesTe invito a vivir de una manera diferente, a ajustar el lente a través del cual observas e interpretas tu vida, a buscar y a resaltar siempre los aspectos positivos, a descubrir la lección que acompaña cada situación que enfrentas y a incorporar lo aprendido a tu estilo de vida.  Aprender, significa reflexionar con tranquilidad acerca de lo que nos pasó, aceptarlo y preguntarnos: ¿Qué tengo que aprender de esto? , ¿Qué fue lo que hice o deje de hacer para que esto me pasara?  Si logramos sacar alguna conclusión por más dura que esta sea y producto de ella, hacemos algún cambio o ajuste personal, evitaremos que nos vuelva a suceder.

Por eso debemos ir por la vida, despiertos y consientes, tratando de aprender de las situaciones que vivimos, y en caso de que alguna de ellas se nos presenten de nuevo, podamos actuar de una manera diferente, producto de la experiencia que tuvimos y lo que prendimos a través de ella.

Claves para superar las pruebas

  • Mantén la calma. La próxima vez que la vida te presente una prueba, responde de una mejor manera. Es decir, despierto, con calma, atento, consciente, responsable y maduro por la experiencia previa.
  • No te sientas víctima de ese proceso. Tómate el tiempo para pensar en cómo actuar de una forma diferente, mostrándote crecido y fortalecido por todo lo que has aprendido.
  • Decide aprender de cada experiencia. Recuerda que quien pasa la página para dejar atrás definitivamente algún evento desagradable, es la vida cuando sabe que ya aprendiste lo necesario y estás en capacidad de actuar frente a una situación similar de otra manera.
  • Elije disfrutar la vida.  Gana fortaleza y conciencia a través de todo lo que experimentas, para que puedas afrontarla cada día con entusiasmo, valor, confianza y optimismo.
  • No busques culpables. En la medida en que asumas parcialmente tu responsabilidad en los eventos que te suceden, podrás hacer algo concreto para evitar que se repitan en tu vida.
  • Evita justificarte. Asumir la responsabilidad de nuestros actos, elecciones y las consecuencias de éstas, nos llevará  a conseguir la madurez y la experiencia que necesitamos para tener una vida más plena.


Deja tus comentarios aquí: