Desayunos rapiditos y saludables

Ya sabes que el desayuno es la comida más importante del día. La que nos aportará las energías necesarias para arrancar de buena manera nuestra rutina, proporcionándonos energía, vitalidad y ánimo. Pero, la pregunta del millón es ¿Qué desayunar que sea saludable, balanceado y que no engorde?

Aquel dicho de «Desayuna como rey, almuerza como príncipe y cena como mendigo» sigue vigente a pesar de los años. Eso quiere decir, que aunque no sientas hambre al levantarte, debes disciplinarte a ingerir alimentos la primera media hora luego de despertarte.

¡Olvídate de que los carbohidratos engordan! No todos ellos son nuestro enemigo, sólo tienes que conocer cuáles son los indicados. Tu desayuno debe estar formado por hidratos de carbono y proteínas. De los hidratos, obtendrás la energía y de las proteínas, los aminoácidos necesarios para mejorar el desarrollo muscular.

¿Hay que poner el despertador más temprano para desayunar? bueno, tal vez 5 minutos, pero aquí te damos algunas opciones fáciles, nutritivas, deliciosas y rapiditas de preparar.

desayunos-rapiditosLa primera receta, es mi favorita: Panquecas. (Sí, estás leyendo bien. ¡Panquecas!). Pon en una licuadora 4 claras de huevo, 1/2 taza de avena en hojuelas, 1 manzana verde pequeña y un poco de canela. Licúa hasta que esté bien procesado y vierte sobre un sartén antiaderente, 2 minutos de lado y lado. Sirve con bananas, fresas y syrup de maple sin azúcar. ¡Yummmy!

Otra sugerencia para desayuno es batir 4 claras de huevos, poner un poco de sal marina y pimienta, agregar champiñones y cebollín. Cocinar en un sartén antiadherente y ¡voilà! ¡Una deliciosa omelette!

Si tienes el tiempo muy corto para desayunar, desde la noche anterior pon en el congelador una banana y algunas fresas. Así en la mañana sólo las pones en la licuadora junto con un poco de leche de almendras y tendrás un exquisito «suavecito» que puedes ir tomando en el camino a la oficina. Llévate algunas almendras que ayudan a bajar los niveles de colesterol, de insulina y evitan la ansiedad.

¿Te mueres por comer pan? bueno, ¡está bien! Pero elige uno que sea integral. Puedes tostarlo un poco y comerlo con claras de huevo revueltas y dos lonjas de pavo. Si tienes un poco más de tiempo, puedes hacer una mezcla de leche descremada o de almendras, un poco de vainilla, canela y dos claras de huevo, remojas el pan y lo cocinas en el sartén antiaderente y tendrás unas exquisitas tostadas francesas saludables.

desayunos-rapiditos2El tradicional plato de avena a mí me encanta, pero siempre puedes darle un twist para salir del aburrimiento: 1/2 taza de avena, 1 taza de leche de almendras, un toque de cacao en polvo, 1 sobre de stevia (endulzante natural), vainilla y almendras o nueces. Lo puedes variar poniendo kiwies, fresas, bananas, arándanos, chia, queso cottage o pasas. De cualquier manera, la avena es un súper alimento. Keri Gans, autora del libro «The Small Change Diet», recomienda esto para el desayuno, pues es un menú que posee fibra, proteínas, calcio y grasas saludables que mantienen al cuerpo satisfecho hasta la próxima hora de comida.

Otra opción es mezclar 3 cucharadas de harina de linaza, 2 cucharadas de chia, 1 taza de harina de almendras, un toque de aceite de oliva y sal, con un poquito de agua hasta que se haga una masa manejable. Hacer una bolita y aplastar hasta que quede bien delgada, tipo galleta. Poner al sartén antiaderente 7 minutos de lado y lado y acompañar con claras de huevo, queso bajo en grasa y una taza de té verde o manzanilla.

No tienes más excusas para desayunar mal (y mucho menos para no desayunar). Estas recetas son exquisitas, fáciles de preparar y te ayudarán a mejorar tanto tu peso como tu salud en general. Haz la prueba y luego me cuentas qué tal te parecen.

¡Bon appétit!



Deja tus comentarios aquí: