Descansar en la oficina

Las jornadas laborales generalmente son de mínimo seis horas, y en todo ese tiempo nos vemos afectados no solo en lo mental, sino también en lo físico, por ello es importante buscar una solución a tantas horas inactivos.

Es fundamental que en la oficina nos animemos a hacer algunos ejercicios para evitar los problemas de la actividad laboral, debemos comenzar por el cuello y espalda estirándonos y girando la cabeza para no acumular tensión en el cuello.

Escribir todo el día puede hacer que manos y brazos se entumezcan, por ello es bueno estirarlos de vez en cuando y flexionar los dedos. Siempre es bueno tomar unos minutos de pausa frente al teclado para darle descanso a nuestra zona superior.

En cuanto a los pies se pueden ver afectados por una mala postura laboral, lo que puede causar problemas de circulación. Es bueno evitar esto subiendo y bajando alternativamente la punta y el talón de los pies y flexionar los dedos.

Es provechoso salir un momento fuera de la oficina en el horario de almuerzo para estirar las piernas y tomar agua.



Deja tus comentarios aquí: