Desconecta tu mente para conectarte mejor

Desconecta tu mente para conectarte mejor

Los constantes recordatorios sobre tareas, reuniones y demás actividades relacionadas con el trabajo pueden convertirse en una fuente de preocupación innecesaria, en lugar de un apoyo para incrementar la productividad.

Sin embargo, no se trata de eliminar los elementos recordatorios, sino de aprender a regular su utilización, incluyendo para ello prácticas de atención plena o mindfulness para reenfocarnos efectivamente.

Un reciente estudio realizado en la Universidad de Surrey (Reino Unido), por el equipo liderado por el doctor Mark Cropley, mostró que, en principio, entre el 16 y el 25 % de los participantes confesaban tener dificultad para desconectarse de las preocupaciones relacionadas con el trabajo.

Cropley decidió probar si las prácticas de atención plena, es decir, focalizar la atención sin hacer juicios sobre nuestros pensamientos, sentimientos y experiencias en el momento presente, podrían reducir estas preocupaciones relacionadas con el trabajo. Se han demostrado los beneficios del mindfulness para reducir el estrés y mejorar el bienestar general. Pero ¿podría ayudar también en el medio laboral?

Los resultados de Cropley comprobaron que efectivamente sí ayudaba. El estudio dividió a un total de 167 participantes en dos grupos: el primero se expondría a ejercicios e información sobre atención plena, mientras que el segundo grupo continuaría trabajando como siempre.

La práctica diaria de ejercicios de atención plena como meditación, reconocimiento corporal, comer y caminar de forma mindful redujeron las preocupaciones, el cansancio regular y hasta mejoraron el sueño de los participantes en el grupo mindful, hasta por seis semanas posteriores al estudio. Simplemente se añadieron a sus rutinas de trabajo, interrupciones para hacer los ejercicios, así como para participar en sesiones de grupo dirigidas por un instructor, sobre temas relacionados a la atención plena.

Por cierto, cabe destacar, que los participantes en el estudio que recibieron este entrenamiento lo hicieron gracias al patrocinio de sus respectivas empresas empleadoras. Estas reportaron, no solo una mayor productividad de los empleados participantes en prácticas de mindfulness, sino también mejoras en comunicación y estado de ánimo, al compararlos con los empleados del grupo que no participó en las actividades de atención plena.

Así que si comienza a preocuparse demasiado por los asuntos relacionados a su trabajo, desconéctese de ellos y conéctese con la atención plena, para repotenciarse y reenfocarse mejor.



Deja tus comentarios aquí: