Descubre si sufres de la enfermedad de complacer

Una de las cosas más dificiles de aprender es a decir NO, sin culpa. A todos nos han invitado a esa fiesta a la que no queremos ir, nos han pedido “el favorcito” de hacer algo que nos incomoda y hemos hecho cosas que nos molestan, sólo por complacer, ser amable, por pena o por quedar bien con otras personas.

No hay nada de malo en ser amable y querer agradar a los demás. El problema surge cuando se le da prioridad a las necesidades de otras personas, dejando de lado las propias, pues se van generando conflictos internos al tener que esconder o ignorar los propios sentimientos de incomodidad o enojo.

La Dra. Harriet B. Braiker en su libro “La enfermedad de complacer a los demás” ofrece un cuestionario que puede ayudarte a saber cómo te ubicas en este aspecto:

¿Padece usted la enfermedad de complacer a los demás?

Responde V (Verdadero) o F (Falso)

  1. Es extremadamente importante para Mí que las personas que existen en mi vida me quieran.
  2. Creo que nada bueno puede resultar de un conflicto.
  3. Mis necesidades deben posponerse frente a las necesidades de los demás.
  4. Mi expectativa es no participar en conflictos ni confrontaciones.
  5. A menudo hago demasiado por otras personas para que no me rechacen.
  6. Siempre he necesitado la aprobación de los demás.
  7. Me resulta más fácil reconocer los sentimientos negativos relacionados conmigo mismo, que expresar los sentimientos negativos hacia otras personas.
  8. Creo que si otras personas me necesitan por todo lo que hago por ellas, no me dejarán solo.
  9. Estoy habituado a hacer cosas para los demás y complacerlos.
  10. Hago todo lo que está en mis manos para evitar los enfrentamientos o los conflictos son mi familia, mis amigos o mis compañeros de trabajo.
  11. Tiendo a hacer todo lo que puedo para que los otros sean felices, antes de hacer algo por Mí mismo.
  12. Como medida de protección, casi nunca me enfrento a los demás, porque me da mucho miedo obtener un enfado por respuesta o provocar una discusión.
  13. Si dejara de dar prioridad a las necesidades de los demás, me convertiría en un ser egoísta y la gente no me apreciaría.
  14. Tener que enfrentarme a algo o a alguien me hace sentir tan ansioso, que llego a sentirme físicamente enfermo.
  15. Me resulta muy difícil expresar las críticas, aunque sean constructivas.
  16. Siempre tengo que complacer a los demás, incluso a expensas de mis propios sentimientos.
  17. Tengo que entregarme a los demás para ser digno de su amor.
  18. Considero que la gente amable consigue el aprecio, la aprobación y la amistad.
  19. Nunca debo desilusionar a los demás por no hacer lo que esperan de Mí, aunque las demandas sean excesivas o poco razonables.
  20. A veces siento que estoy comprando el amor y la amistad de los demás.
  21. Me hace sentir incómodo hacer o decir algo por lo que otra persona pueda enfadarse conmigo.
  22. Casi nunca delego mis tareas en otra persona.
  23. Me siento culpable cuando me niego a los requerimientos de otras personas.
  24. Pensaría que soy una mala persona si no complazco a todos los que me rodean.


complacerSumando en número de “Verdaderos” encontrarás tu resultado:

Entre 16 y 24: tu síndrome de complacer a los demás está profundamente arraigado, cosa que no beneficia a tu superación personal, por tanto debes empezar a tomar acciones.

Entre 10 y 15: tu síndrome de complacer a los demás es moderadamente severo y también requiere tu inmediata atención.

Entre 5 y 9: tu síndrome de complacer a los demás es moderado, y demuestras haber desarrollado alguna fuerza y resistencia para hacerle frente, en pocas palabras ¡Ya te queda poco para superarlo! Sigue así.

Entre 4 o inferior: tu síndrome de complacer a los demás es mínimo o inexistente.



Deja tus comentarios aquí: