Descubre si tu compañero o jefe es un saboteador en potencia

Muchos años antes de que existiera la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA), había otra organización que realizaba labores similares: la Oficina de Servicios Estratégicos que se mantuvo activo durante los últimos años de la II Guerra Mundial e inicios de la denominada Guerra Fría.

Como parte de su misión, esta oficina tenía que encontrar a espías que se infiltrarán en instituciones del gobierno de los países enemigos para desmoronarlos desde sus entrañas, y para tal fin, creó un documento con diversas recomendaciones para sabotear dichas organizaciones sin ser detectado. El documento que hoy se conoce como “Manual de Bolsillo del Saboteador” recién vio la luz en el año 2012, luego que el gobierno estadounidense desclasificara el archivo.

Gracias a este documento, empresarios y jefes de todo el mundo están advertidos de la presencia de un saboteador al interior de su institución si descubren estos curiosos detalles:

El compañero saboteador

  1. Se queja de todo: siempre menciona el hecho que en otras empresas se les da todos los recursos a sus trabajadores. No puede pensar en una organización que no tenga la logística de Google.
  2. Pide instrucciones al detalle: no se conforma con las instrucciones que le dan sus superiores. Para él, eso no es suficiente… tienen que decirle hasta que dedo usar para pulsar el teclado de su computadora.
  3. Interrumpe el trabajo de todos: el saboteador se precia de ser muy sociable. En verdad, le importa muy poco el esforzado trabajo de sus compañeros.
  4. Siembra el chisme: apenas tiene algún dato escabroso de sus compañeros o jefe, siembra la cizaña regando rumores que tienen poco o nada de cierto.
  5. Hace responsable a sus superiores: él nunca tiene la culpa de nada. Son los jefes los únicos culpables de llevar la organización a pique. En esto se parecen a los bebés con pocos meses de nacidos.
  6. Pierde documentos de manera continua: si no extravía los documentos físicos, lo hace con los correos electrónicos enviándolo a direcciones erróneas. O es muy tonto o es un saboteador muy astuto.
  7. Satura los canales de comunicación con mensajes absurdos: un correo electrónico enviado por el jefe a todo el equipo es la oportunidad soñada para el saboteador. Enviará un correo de respuesta con preguntas que nada tienen que ver con el asunto original del correo.

El jefe saboteador

  1. Le encanta la burocracia: es el típico jefe que copia los manuales de procesos de otras organizaciones, le aumenta unos puntos más y lo sube al correo corporativo para que todos se aprendan de memoria esas 200 páginas de instrucciones. Cuando alguien no lo hace a su modo, él invita al subordinado a leer todo los manuales.
  2. Le fascinan las reuniones: y los convoca en los momentos menos oportunos, cuando todos están llenos de tareas por culminar.
  3. Recompensa a los que menos hacen por el trabajo: es su forma de humillar públicamente a los que se esfuerzan día a día. En el colmo de su abuso de poder, se puede animar a ascender a alguno de estos compañeros inútiles.
  4. Brinda instrucciones incomprensibles: este jefe parece un trabalenguas al emitir una instrucción. Al final, logra confundir a todos y lo más probable es que termine por invalidar el trabajo de sus subordinados por no prestar oído a sus “sabias” instrucciones.
  5. Empieza por las tareas menos importantes: a pesar de que existan tareas vitales para la organización, a este jefe llamativo se le da por empezar por lo superfluo.
  6. Pide explicaciones por todo: como si con ello se podría reparar lo hecho. Y lo peor de todo es que estas explicaciones los exige a través de un correo en el que están copiados desde el dueño de la empresa hasta el vigilante de turno de la madrugada.
  7. No acepta nada que no sea por escrito: para él, todo lo que se hable, se sugiera o se recomiende no tiene sentido si no se da por escrito, y no por un simple correo, sino por un papel impreso, con firma y si es membretado, mejor.

¿Ya descubriste al saboteador de tu oficina?



Deja tus comentarios aquí: