Descubrir nuestro propósito de vida

¿Cuál es el propósito de mi vida? Esta es una pregunta común entre quienes asisten a mis seminarios. Y una pregunta necesaria e imprescindible para nuestra evolución como seres humanos, porque en su respuesta encontraremos la razón por la que hemos, como alma, encarnado en este mundo con todo lo que esto ha implicado. Pero es en la respuesta donde usualmente nos perdemos, nos vamos por las ramas y terminamos fuera del árbol, en el aire, porque esperamos una respuesta muy profunda, muy mística o que tenga un contenido muy espiritual.

Lo cierto es que la cosa es mucho más sencilla. Hemos venido al mundo a hacer lo que nos hace felices. Por lo que una pregunta directa sería ¿qué es lo que nos hace felices hacer?

cual-propoRecuerdo que cuando vendía zapatos, me hacia feliz poder asistir a los clientes en lo que realmente necesitaban, que era atención, además de uno o varios pares de zapatos. Lo mismo ocurrió cuando trabajé en un restaurant y en las tiendas Target (¡Sí!… también trabajé en las tiendas Target). Hoy, lo que tengo para ofrecer son libros, pero lo que me hace feliz es lo mismo, poder asistir a quien tengo frente a mí con lo que puedo hacer en ese momento.

La asistencia al otro a través de la escucha para devolverle un comentario comprensivo ha sido el eje de mi felicidad a la largo de mi vida. Tengo claro que mi propósito en la vida es asistir a otros, escuchándolos para devolverles un comentario que los haga sentirse más claros y comprendidos. Sea que quieran un par de zapatos o solucionar un problema de su vida.

No es una profesión, no es una tarea en particular lo que vinimos a hacer. Si le tratamos de dar una forma por afuera, quizás demoremos demasiado o nos vamos a frustrar porque no podemos lograrlo.

La pregunta es más simple: ¿Qué te hace feliz hacer?

Y te darás cuenta que, en alguna medida, ya lo estás haciendo.

 



Deja tus comentarios aquí: