Desde lo desconocido es que pueden aparecer todas las posibilidades

Desde lo desconocido es que pueden aparecer todas las posibilidades

«Cada vez que te sientes tentado a reaccionar de la misma manera, pregúntale si quieres ser un prisionero del pasado o un pionero del futuro».
-Deepak Chopra-

¿Cuántas cosas no has logrado en tu vida por considerarlas inalcanzables?

  • Ese trabajo al que no postulaste porque exigía una experiencia que no tenías.
  • Esa persona que tanto te atraía pero que no te atreviste a intentarlo porque te convenciste que nunca se fijaría en ti
  • Ese viaje que ni intentaste hacer porque tenías la certeza que no podrías pagar
  • Esa profesión que deseabas para ti pero que ni iniciaste porque no tenías para pagarla

Y así tantas situaciones donde no alcanzaste lo que deseabas por el “no puedo” “no es para mí”

Ante cada situación el NO está presente, por supuesto, pero una cosa es que ese no ocurra a pesar de tu intento y otra muy distinta es que el no provenga de ti y eso te lleve a ni siquiera intentar.

Desde lo desconocido es que pueden aparecer todas las posibilidades, siempre y cuando en ese terreno incierto estés convencido y claro de lo que quieres lograr y realices acciones para obtenerlo, con la llama que despierta ese deseo y esa pasión; pero para ello tu mente y alma deben ser libres como las de un niño, con la inocencia y la ilusión que no hay imposibles, que lo puedes lograr.

Pero sucede que nuestra mente deja de estar libre y arrastramos experiencias del pasado, creencias irracionales y/o limitantes que distorsionan nuestra percepción y nos llevan a establecer negativas antes de siquiera explorar posibilidades.

Cuando enfrentamos lo desconocido solemos enredarlo con nuestros recuerdos, olvidando que desde cero se abre el infinito, y que el pasado no tiene por qué determinar nuestro presente a menos que así lo creamos cuando dejamos abierta la puerta del pasado como un destino final que no puede ser modificado.

Te quiero decir algo en el caso que el no provenga de ti: cuando deseas algo profundamente, y te convences que quieres lograrlo y además realizas acciones orientadas a ese sueño, puertas mágicas suelen abrirse producto de ese deseo imparable, yo, en lo personal lo he vivido muchas veces: estudié mi profesión sin recursos económicos, obtuve mi primer empleo sin la experiencia requerida, viajé aún cuando el dinero no era suficiente, y ¿sabes qué? cada experiencia fue mágica y exitosa.

¿Qué pasa si fracasas?

Pues perfecto, no se dio, por algo no ocurrió y queda la poderosa ganancia del aprendizaje si decides no derrumbarte ante la negativa, y sobre todo la gran satisfacción de haberlo intentado en lugar de la incertidumbre de no haberlo hecho.

Cierro esta reflexión con este fragmento del libro de Chopra sobre las siete leyes espirituales del éxito:

“La incertidumbre, por otra parte, agrega Chopra, es el suelo fértil de la creatividad pura y de la libertad. La incertidumbre es penetrar en lo desconocido en cada momento de nuestra existencia. Lo desconocido es el campo de todas las posibilidades, siempre fresco, siempre nuevo, siempre abierto a la creación de nuevas manifestaciones. Sin la incertidumbre y sin lo desconocido, la vida es sólo una vil repetición de recuerdos gastados. Nos convertimos en víctimas del pasado, y nuestro torturador de hoy, es el yo, que ha quedado de ayer.

Yo creo que la incertidumbre merece una oportunidad en nuestras vidas, para tentar al universo y de esta forma extasiarnos con el porvenir.”

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: