Desechemos los miedos y formemos un ejercito de gente de fe

Hoy tuve una dosis de Inspirulina y quise compartir esto con toda la comunidad.

ss

Cada vez que pienso en la realidad de nuestro país, pienso que tal vez la realidad que yo veo no es la misma que otro puede ver y es que definitivamente vivimos en un mundo de perspectivas, donde lo que ven mis ojos no es igual a lo que ven otros ojos y lo que piensa mi mente no es igual a lo que piensa otra mente, lo que si bien es cierto es que hoy vivimos con una mayoría llena de miedo y desánimo.

Tenemos miedo a lo que el otro piense y desanimo para traer nuevas ideas a la luz que alumbren de una vez por todos el futuro.

 ¿Hace cuánto no inventamos algo?, ¿Cuándo fue la última vez que un científico entre nosotros brillo por luz propia en el universo?, ¿Cuántas tesis de grado son verdaderos trabajos de investigación que llegan a triunfar en todo el mundo?, ¿Cuántas técnicas hemos inventado en los últimos años? Preguntas que pueden tener miles de respuestas; políticas, sociales, culturales y hasta emocionales, pero de una u otra manera mantienen a nuestro país en una situación estática que impide que dejemos los miedos a un lado y nos dediquemos a crear y conquistar.

Una persona llena de miedos jamás tendrá espacio en su mente para crear algo. NR 

Estamos tan ocupados en cosas que deberían ser sin importancia que olvidamos los verdaderos problemas de lahumanidad, y es que quien va a pensar en la paz mundial cuando pasa todo su tiempo pendiente del otro, o quien diseñará el prototipo que traerá soluciones a la humanidad cuando dedica toda su día a estar en Facebook viendo la vida de sus vecinos y amigos.

Hay personas que pretenden saber más de tu vida que tú mismo

 Hoy en día hay una pérdida de tiempo valioso por estar ocupado en la vida de otros; en criticarles, juzgarles y hasta pretender conocerles porque publicó una foto en la red social, whats app o pin, sin realmente saber la verdadera razón de porque rayos la publicó.

Nuestra verdadera crisis social es de valores, principios y falta de fe

 Nuestro pueblo debe despertar de sus miedos, inseguridades y falta de propósito, debemos dejar de cumplir el propósito de otros, olvidamos nuestros sueños por cumplirle el sueño a otro y olvidamos nuestra fe por escuchar a quienes la perdieron. En nuestro país debe renacer un nuevo tipo de personas, aquellas luchadoras, que creen que lo pueden lograr, que inventan, crean y vislumbran ideas modernas y llenas de futuro, que creen que cada elemento positivo en nuestro país puede ayudarnos a encontrar la cura de nuestra humanidad.

¿Qué es descabellado?, lo mismo le dijeron a Cristóbal Colon cuando dijo que la tierra era redonda. ¿Qué no se puede lograr?, lo mismo le dijeron a Einstein, ¿Qué es imposible?, lo mismo le dijeron a Newton, pueden surgir miles de preguntas para desanimarte, pero si mantienes tu enfoque, nada ni nadie podrán detenerte de creer en un futuro mejor.
Hay un pequeño cuento que escribí hace mucho tiempo, pensando en un país de miedos y temores, no pensé que unos años después, ese podría ser mi país.
 El optimista que nació en la oscuridad. Por Norbey Rodríguez
En algunos momentos pensaba que la situación podía cambiar, se sentaba en la entrada de sus casa tratando de contar las personas que pasaban, pero no solo era contar números, era contar sus vidas, ver lo que pensaban, cómo la pasaban en ese momento y que podrían llegar a ser.Y es que la situación actual no era fácil, la crisis social, espiritual y emocional era un detonante de una posible guerra, estaba latente en todo lugar y solo un cambio de pensamiento podría salvar a esta humanidad.Como libertador de un pueblo, pensó en marcar la diferencia y dejar un legado lleno de paz, esperanza y optimismo, la solución; vacunar al pueblo contra el miedo y el desánimo.Emprendió su lucha; día a día, minuto a minuto para erradicar del pueblo todo vestigio de temor y toda luz de incertidumbre, luchando de manera incansable para ir vacunando uno a uno y mejorar de una vez y para siempre el panorama del futuro.Sin embargo, cada vez que intentaba vacunar a alguien era rechazado por ser diferente, ¿Cómo alguien podría no tener miedo?, ¿Cómo alguien podría ser optimista en medio de tan cruda realidad?Su vacuna comenzó a escucharse en todos los rincones y como arte de magia silenciaron su voz, la cual pensaron podría desestabilizar la humanidad, dejando sueltos al miedo y el desánimo para que siguieran manteniendo en calma a un pueblo que anhelaba ser diferente…Fin 

El verdadero cambio de la humanidad vendrá cuando dejemos que el amor nos conduzca y la fe nos anime, y no que el miedo nos paralice y el desánimo nos acabe. NR

 Somos parte de un ejército de fe, personas que creen a pesar de lo que ven, personas que sueñan a pesar de los que otros digan, personas que luchan a pesar que otros se cansaron de hacerlo, seguimos reclutando soldados todos los días, aún en medio de la crisis, creemos que como la tempestad, luego de los truenos y oscuridad; saldrá un arco iris que alumbrará nuestro camino.

Nunca dejes de luchar, aunque otros te digan que no se puede, demuéstrales que los hechos valen mucho más que las palabras. NR

 Norbey Rodríguez

Comunicador/ Teólogo/ Coach de Vida

 



Deja tus comentarios aquí: