Desintoxicación digital, ¿una tecno paranoia o medida necesaria?

Estar o no estar conectados, esa parece ser la cuestión. Desde la llegada de los dispositivos inteligentes al mercado el uso masivo de la tecnología se ha convertido en un hábito digital más que en una comodidad o status de vida. Tanto apego parece tener un límite, al menos para aquellos que lo ven como una adicción y consideran que es momento de desintoxicar a la sociedad.

Lo cierto es que cada vez más aquellos privilegian las relaciones por medio de las redes sociales o los servicios de mensajería instantánea antes que un encuentro personal o llamada telefónica.

Adicción y paranoia digital

Según la organización Digitaldetox.org, el 61% de los internautas globales confiesa tener algún nivel de adicción digital a la web. Asimismo, el estadounidense promedio admite pasar por lo menos el 30% de su tiempo en internet revisando actualizaciones en sus redes sociales, aun cuando no lo impliquen y sean simples avisos. Y esto implica a los jóvenes que pueden convertirse en adictos de las redes sociales.

Pero la obsesión por la vida digital traspasa la frontera cuando afecta a la funcionalidad en la vida real : el 50% de estadounidenses encuestados por Digitaldetox.org prefiere relacionarse a través del mundo digital, que en persona.

Cuando la interacción física se vuelve motivo de fastidio e incluso de ataques de pánico, los expertos dicen que es tiempo de la voz de alerta. Un ejemplo de ello lo tenemos con la serie “The Black Mirror”, donde la “tecnoparanoia” es llevada al paroxismo con un primer ministro obligado a tener relaciones sexuales con un cerdo por terroristas virtuales, o una mujer que acepta crear un clon virtual de su novio fallecido.

Aunque no está considerada como una enfermedad, la adicción a latecnología y sus síntomas son muy similares a aquellos que dependen de algún tipo de droga. Por ello es que hay ciertos consejos para evitar que la tecnología arrunie nuestra vida. Pero, ¿hay cura?

El Wall Street Journal publicó un reportaje en elque se exploraba hasta seis servicios espcializados en desintoxicar adictos, desde encerronas de una semana haciendo yoga hasta pasar 5 meses en clínicas para los casos de mayor resistencia.



Deja tus comentarios aquí: