Día de parada al futuro

«A veces dejar pasar las cosas es un acto de poder mucho mayor que la defensa o aferrarse”

Eckhart Tolle
 

Ya tienes un par de semanas practicando el Día de Parada al Pasado, y me parece oportuno traer a nuestras conversaciones el tema del futuro porque es otro hábito de nuestra mente el  moverse a lo que no ha sucedido aún y entonces solemos soñar despiertos con “lo que le voy a decir a fulano…”, “lo bien que me voy a sentir cuando tome vacaciones…”, “lo perfecta que va a ser la velada si esta persona con la que estoy saliendo me dice esto y aquello y yo le respondo esto otro…”. Recreamos situaciones enteras en nuestra mente, conversaciones, discusiones, encuentros, reacciones, el momento perfecto. La diferencia es que muy pocas veces, cuando de hecho sucede, se ve o se siente igual a como lo imaginaste y muy posiblemente te desilusionas, pierdes el interés y quizás te recrimines porque no lo estás disfrutando cuando en realidad deberías estar feliz.

Son muchas las situaciones que se presentan ahorita, en nuestra cabeza que nos colocan en un supuesto futuro y no te das cuenta. Hacerte consciente es un gran paso. Lo contrario es estar en la ilusión de algo que no ha sucedido aún y que te mantiene en otro lugar, menos en el Ahora. ¿Te has dado cuenta de que en esos momentos en los que te sientes pleno y totalmente enfocado, feliz y realizado, tu mente no se va al futuro? Es decir, esa vocecita odiosa en tu mente no tiene cómo decirte “Sí, esto está bien… pero te lo imaginaste diferente” o “¿Qué va a suceder cuando esto se acabe?”. No estás tan enfocado en lo que simplemente está sucediendo en este mismo instante que si tu voz está allí dando lata, tu atención está en otra parte, Ahora.

Dejar que tu mente, tu imaginación, tus expectativas, divaguen en el futuro, puede ser un acto de aferrarte a que lo que deseas que acontezca y simplemente suceda de determinada forma, con el deseo de controlar cómo y cuándo debe suceder. Quizás el hacerlo así te da una sensación de seguridad, de no dejar nada al descuido, al azar o a la intervención del otro; mucho menos, dejarlo que fluya de la forma más natural posible y tus miedos se queden tranquilos un rato. Pero eso también es una ilusión, un pañito caliente para tu inseguridad o miedo y cuando la situación se presente simplemente puedes tener la seguridad.

chica observando¿Qué sucede con los deseos? ¿Qué pasa con esas vacaciones idílicas y de descanso que tanto anhelas? ¿Qué sucede con la casa que tanto sacrificio te está costando y que planificas tener en unos meses más? Los deseos, las intenciones son más poderosas si las diseñas o manifiestas desde el Presente, desde tu interior sereno y enfocado, desde el amor y la Abundancia y no desde la sensación de carencia o miedo. 

Planifica, haz agenda, manifiesta tus deseos más grandes, elevados y profundos y luego déjalos ir. En otras palabras, no te aferres a ellos, a que si no se dan de esa forma no vas a ser feliz. Mantente abierto a que las cosas se pueden ver diferentes a como las pediste y que además pueden suceder así para tu mayor bien. Obsérvate a ti mismo tratando de convencerte con este dicho: “lo que sucede es lo mejor, es perfecto”, “Dios sabe porqué hace las cosas”, “todo sucede por algo”. ¿Cuántas veces te lo repites a ti u otros? ¿Estás realmente convencido de ello cuando lo dices o simplemente es un hábito decirlo y mientras lo haces sientes una profunda frustración o resignación? Se trata de aceptar y disfrutar sin expectativas lo  que  está sucediendo justo Ahora. Allí está El Secreto, Desear desde un corazón sereno, enfocado, Presente y soltar, dejar ir toda expectativa del resultado. Entonces, como no tienes expectativas y estás en el Ahora, recibes lo que sucede sin condicionamientos o defensas.

Te invito a jugar con este Día de Parada al Futuro. Escoge este día para observar atento cada vez que veas que tu mente se va al futuro a recrear, imaginar, hacerse expectativas: observa, respira y muy gentilmente vuelve al presente. Ponte en acción para que las cosas sucedan y deja en manos de la Fluidez Divina los resultados. 

¿Cuándo quieres empezar? Hazlo fácil, hazlo simple y hazlo Ahora.

 

 



Deja tus comentarios aquí: