Día Mundial de la lucha contra el cáncer

Día Mundial de la lucha contra el cáncer

Cada 4 de febrero, las redes sociales (virtuales y reales) se unen para dar visibilidad a una de las afecciones más complejas que nos ha tocado manejar como especie: El cáncer. 

Aún sin cura, pero con una mejoría sustancial en términos de diagnóstico y supervivencia siempre que sea diagnosticado a tiempo. El sitio www.worldcancerday.com brinda información en inglés, español y francés para todos los interesados en unirse a las campañas y conocer un poco más del abordaje de la enfermedad.

En la actualidad, se utiliza el enfoque preventivo, con la intención de disminuir un buen número de casos.

En este sentido, hablamos de factores de riesgo modificables, en las que somos en gran medida responsables y donde muchas campañas han puesto el foco, pues nada como cada paciente empoderado, haciendo su mejor para disminuir la probabilidad de padecer la enfermedad. 

Entre los factores de riesgo modificables, en los que todos y cada uno podemos actuar encontramos:

  • 1. Alcohol
  • 2. Sobrepeso y Obesidad
  • 3. Alimentación
  • 4. Actividad Física
  • 5. Tabaco
  • 6. Radiación ionizante
  • 7. Riesgo en el lugar de trabajo
  • 8. Infecciones
  • 9. Edad
  • 10. Exposición a sustancias cancerígenas

Los expertos reconocen el efecto protector de algunos compuestos naturales que forman parte de alimentos cotidianos como frutas y vegetales, pero que también reconocen, que no siempre son tan eficaces cuando se trasladan de los ensayos in vitro a las pruebas con animales e incluso en algunos estudios con pacientes.

En las últimas décadas, los hallazgos de extensas investigaciones epidemiológicas y experimentales han relacionado el consumo de varios alimentos y nutrientes con el riesgo de neoplasia colorrectal. El calcio, la fibra, la leche y los cereales integrales se han asociado con un menor riesgo de cáncer colorrectal, y la carne roja y la carne procesada se han asociado con un mayor riesgo.

Existe evidencia sustancial de los posibles efectos quimiopreventivos de la vitamina D, el folato, las frutas y los vegetales. 

Los nutrientes y los alimentos también pueden interactuar, como un patrón dietético, para influir en el riesgo de cáncer. La dieta probablemente influye en la carcinogénesis colorrectal a través de varios mecanismos de interacción que incluyen los efectos directos sobre la capacidad de respuesta inmune y la inflamación, y los efectos indirectos de la desnutrición y la obesidad

Otros grupos se han dedicado a estudiar el efecto de una dieta mediterránea tradicional sobre la oxidación de las lipoproteínas, demostrando que hay una reducción significativa del estrés oxidativo Por el contrario, el aumento del estrés oxidativo que causa la inflamación es una hipótesis unificadora que predispone a las personas a la aterosclerosis, la carcinogénesis y la osteoporosis.

Más recientemente, las investigaciones sugieren que los vegetales crucíferos no solo son una fuente importante de nutrientes, sino también una clave para eliminar el cáncer. Verduras crucíferas como la col rizada, la col, las coles de Bruselas y los brotes de brócoli contienen componentes químicos, que han demostrado ser reguladores e inhibidores de algunos genes responsables de la proliferación celular descontrolada y la viabilidad de varios tipos de células cancerosas. 

Finalmente, las evidencias de estudios recientes mostraron que la composición de la microbiota intestinal podría estar vinculada con el desarrollo de cáncer colorrectal (CCR)  y otras disbiosis intestinales. La modulación de la microbiota intestinal por los probióticos y los prebióticos, ya sea solos o en combinación, podría influir positivamente en la interferencia entre el sistema inmunitario y la microbiota, sería beneficiosa para prevenir la inflamación y el CCR.

La modificación de la dieta, por lo tanto, tiene la promesa de reducir la incidencia del cáncer y los estudios más recientes se están enfocando en cómo mantener activos los compuestos que combaten el cáncer luego de ser ingeridos los alimentos.



Deja tus comentarios aquí: