Diarios de rehab: el tratamiento luego de egresar, los actos reparatorios

El tratamiento para las adicciones es un continuum que no culmina luego de que un paciente egresa del tratamiento interno. Por el contrario, sigue luego de aquel y así se van abordando diversas problemáticas en el mundo real, al igual que enfrentando las exposiciones a sustancias que pudieran plantearse al usuario, dado que en la cotidianidad hoy en día existe una sobresaturación de estas, tanto de índole legal como ilegal.

En mi caso me ha tocado lidiar con una gran cantidad de aspectos y situaciones, tanto internas como externas y justo en este preciso instante atravieso una de las fases más álgidas del tratamiento luego de haber egresado como interno. Ya voy camino a cumplir los tres años desde ese egreso y es ahora cuando he alcanzado las condiciones para abordar lo relativo a admitir daños que he causado a otras personas, además de dirigirme a algunas de ellas para pedir perdón. Esto es lo que se conoce como actos reparatorios o enmiendas y se da también en los métodos de los doce pasos como parte del proceso. Recordemos que los métodos de los doce pasos son los utilizados por grupos como Alcohólicos Anónimos o Narcóticos Anónimos.

Ha sido duro lidiar con el dolor de haber causado daño, sobre todo a vínculos cercanos. Asimismo, esta fase del tratamiento es dura en el sentido de dar la cara y pedir perdón; aunque haya daños, a lo largo de la vida, que no se puedan subsanar.

De este modo, me ha tomado casi tres años de intenso trabajo emocional, luego del egreso del tratamiento interno, estar en condiciones de darme cuenta de que mi propio egoísmo y la exacerbación de aspectos patológicos míos me llevó a difamar a afectos cercanos, en especial a mi madre y mi hermano. Llegué, en medio de mi distorsión, a afirmar cosas falsas sobre ellos de las que yo estaba convencido. Aquí y ahora yo pido perdón por eso y procuro con este trabajo facilitar el camino a otros adictos y sus familias, de manera que no tengan los tropiezos que yo tuve en la búsqueda de un tratamiento efectivo. Desearía que este texto fuese tomado por mis seres queridos como una forma pública de desagravio y como una manifestación de mi arrepentimiento.

La vida tiene momentos singulares y este es uno de ellos, lo importante es actuar del modo correcto y bajo ningún respecto ahondar en los errores cometidos. Hoy en día buena parte de los personajes de los Diarios de rehab somos los llamados “hermanos mayores” de la casa en Fundación Proyecto Harmonía. Allí, no solo asistimos al grupo de seguimiento, sino que perseveramos en darle consistencia de manera de que otros que vengan en el camino puedan ver hacia dónde dirigir sus pasos. Andar el camino del crecimiento espiritual puede ser fuerte en algunos casos.

Este es parte del tránsito que se precisa recorrer en sobriedad: asumir las consecuencias de los actos y procurar en la medida de lo posible reparar aquellos daños que sea posible enmendar.



Deja tus comentarios aquí: