Diarios de Rehab, un hombre que regresó a sí mismo

Diarios de Rehab, un hombre que regresó a sí mismo

Este hombre cruzó el túnel más difícil que se pudiera traspasar: el de las drogas y sus espantos.

En este escenario humano y en tiempos tan movidos en nuestro país (Venezuela) debido al nefasto entorno que nos ocupa social y políticamente, aparece este libro, Diarios de Rehab, para llamar a la reflexión acerca de otra de las grandes pandemias que aquejan a muchas familias, así como para iluminar uno de los múltiples caminos hacia la reconstrucción y la sanación.

En este libro se pone en evidencia la fortaleza de un ser humano dispuesto a cruzar la frontera de la enfermedad; actitud y decisión que dependen, en definitiva, del respaldo de la familia y allegados comprometidos ante la adversidad.

En Inspirulina hemos compartido la experiencia de nuestro blogger a través de la publicación de sus artículos Diarios de Rehab. Según nuestro editor Eli Bravo, este nuevo libro “puede leerse como el testimonio de un hombre que tocó fondo y recibió el apoyo necesario para volver a sí mismo. También puede ser leído como una crónica del tratamiento que le devolvió la lucidez y la conciencia”.

Hemos querido acompañar a José Antonio en esta oportunidad con una pequeña entrevista, a propósito de la publicación de su libro, el cual ya se encuentra a la venta en las principales librerías de Venezuela, en la librería Altamira Libros de Coral Gables en Miami, y también a través de Amazon para Kindle y en edición de bolsillo.

¿Cómo fue el comienzo de la escritura del libro?

—La escritura del libro la inicié a las pocas semanas de haber culminado mi proceso de internación. Justo por esos días le comenté a Eli Bravo lo que había pasado y él, muy amablemente, me puso a la orden Inspirulina para comenzar a relatar lo ocurrido. Ello lo hice en un formato de entregas semanales. Quizá los días antes de iniciar la narración, cuando ya sabía que iba a montarme en ello, sentí algo de miedo o ansiedad; probablemente por el pudor de desnudar espacios íntimos míos y compartirlos de modo masivo.

¿Fue difícil abrirte a contar tu historia de una forma más amplia y detallada?

—Lo difícil fue justamente comenzar a contar la historia; no obstante, luego de que había hecho varias entregas me empecé a sentir más cómodo con lo que hacía. Tuve, tanto de mis allegados como de lectores en general, mucho apoyo en la medida que profundizaba en la narración del rehab per se y de recuerdos de mi vida en consumo activo.

Ya sabemos qué te inspiró, pero ¿cómo te sentiste al escribir sobre tu experiencia en un libro?

—Las emociones que fui sintiendo fueron variando en los diversos momentos que tuvo la narración. De modo que de haber sentido miedo y pudor inicialmente, luego sentí una gran plenitud, por el hecho de que mi testimonio pudiese servir de ayuda a otros adictos y sus familias.

Finalmente, cuando culminé el primer año de la historia, es decir, cuando narré el egreso y lo ocurrido luego del primer año de haber egresado, sentí una cierta melancolía; quizá por el duelo de estar culminando algo con lo que me vinculé tan a fondo.

¿El libro solo trata sobre tu experiencia o incluye la de otras personas?

—Es mi experiencia, así como las experiencias de otros adictos con los que me fui topando durante la vida, tanto en consumo activo como en el rehab. De hecho, la historia está centrada alrededor de quienes hicimos tratamiento en Fundación Proyecto Harmonía entre el 2013 y el 2014. Asimismo, hay una mirada a familiares míos en relación con lo que fue mi descalabro producto de la adicción, al igual que el proceso inverso; la edificación de la sobriedad y lo importante que es el apoyo de la familia en dicho proceso.

¿A quién diriges este libro?

—Es un libro que está dedicado al lector sensible en general, al lector interesado en la condición humana y los procesos del alma, al igual que —obviamente— a personas que padecen la enfermedad adictiva y sus familiares.

¿Crees que puedas ayudar a alguien más a través de tu experiencia?

—Ojalá que así sea. En efecto, hasta el momento, algunas personas me han contactado vía redes sociales buscando la ayuda y pidiendo información en torno al tratamiento, a dónde llamar, a dónde acudir, etc. En tal sentido, comparto el celular de Martha Deyán, directora de Fundación Proyecto Harmonía y a quien yo contacté buscando la ayuda hace ya más de 4 años: +58 412 235 8781.

¿Cómo ha sido el apoyo de tu familia y amigos durante todo este tiempo?

—Ese apoyo ha sido primordial. Es importante que las personas interesadas en el abordaje de la enfermedad adictiva estén conscientes de que dicho apoyo, planteado desde lo que se llama el “amor responsable” es vital para la recuperación. Hay un dicho en el contexto de las comunidades terapéuticas que dice: “solo yo puedo, pero no puedo solo”.

¿Cuáles son tus expectativas sobre el libro?

—Poder retribuir de algún modo la ayuda que recibí de tantas personas en mi proceso de recuperación. Ojalá mediante este trabajo otros adictos y sus familias puedan llegar al lugar adecuado sin tanto sufrimiento.

“Porque este libro no trata solamente de drogas y adicción. Su tema es la condición humana que todos compartimos”. Eli Bravo.



Deja tus comentarios aquí: