Diferencias del divorcio para el hombre y la mujer

Aunque tanto los hombres como las mujeres experimentan emociones similares cuando finaliza el matrimonio o cualquier relación sentimental, muchos estudios indican que las mujeres tienen una tendencia emocional a ajustarse mejor que los hombres.

Las mujeres manejan mejor sus sentimientos porque cuentan con una red de apoyo más fuerte, hablan y se desahogan con sus amigas, lloran, comparten sus intimidades, y son más propensas a buscar ayuda profesional, mientras que los hombres se relacionan distinto con sus amigos, hablan y conversan pero por lo general no llegan a ese nivel tan profundo de compartir sus emociones. En la cultura latinoamérica, al hombre se le formó para ser el fuerte, el que no se cae y el que reprime sus sentimientos, si no pregúntenle a un niño. Hoy en día seguimos escuchando madres diciéndoles: «mi amor pero no llores, mira que los niños grandes no lloran».

Estudios de varias universidades alrededor del mundo han llegado a las siguientes conclusiones: «El hombre sufre de mayores niveles de soledad que la mujer luego de un divorcio». Y esto se debe a que en la mayoría de los casos de matrimonios con hijos, los hombres deben enfrentar el duelo por la mudanza, por el nuevo hogar, dejar de vivir con sus hijos y pasar a ser padre a medio tiempo.

La mujer, si bien siente la soledad por la pérdida de la pareja, se aboca a continuar la vida familiar y continuar con la crianza de sus hijos a tiempo completo.

Esta desestructura en el hombre provoca un enorme vacío, produce nostalgia de esa vida en familia y puede operar como estímulo, consciente o inconsciente, para formar un nuevo núcleo familiar.

Entonces la vivencia de la soledad en los hombres tiene como consecuencia que se podrían enamorar de cualquiera o salir con muchas mujeres para llenar esos vacíos.

Los hombres tienen una socialización distinta, la cual es catalogada como primaria. Ellos se las arreglan menos estando solos y por ello tienden a rehacer sus vidas y casarse mucho más rápido que las mujeres. La mujer es más compleja y más exigente a la hora de relacionarse y buscar un compañero de vida.

También es importante destacar que el hombre tiene más tiempo libre para establecer nuevas relaciones, ya que la mujer asume en un mayor porcentaje la responsabilidad de la crianza, por ende tiene menos tiempo de establecer nuevos vínculos y se aboca a su vida familiar.

En algunos países es cada vez más común la custodia compartida, de esta manera la responsabilidad por los hijos es más equitativa y los hombres pueden compartir más tiempo con sus hijos y sentirse menos solos. Así debería ser el futuro de las familias que se separan debido a un divorcio.

Es importante destacar que estas son conclusiones de estudios que se han hecho en muchos países y que además podemos corroborar en cierta medida viendo a nuestro alrededor con los comportamientos de familiares, amigos y personas conocidas. También es importante no generalizar ya que siempre hay excepciones a la regla y en mi opinión yo espero que la tendencia tanto en hombres como mujeres sea por una mayor inclinación a buscar ayuda profesional cuando estén lidiando con procesos de quiebres emocionales para ayudarse a salir adelante con sus vidas y contar con mejores herramientas de crecimiento personal para entender sus procesos internos.

Para descargar mi libro: Creando Nuevos Comienzos, una guía para superar la ruptura sentimental visítame en: www.lauraaiello.com

Para conocer más sobre mi curso en línea Nuevos Comienzos, un programa en línea para apoyarte y acompañarte en tu proceso de divorcio visítame aquí:



Deja tus comentarios aquí: