Cuatro formas de decirle adiós a la ansiedad divirtiéndote

Cuatro formas de decirle adiós a la ansiedad divirtiéndote

Un nuevo estudio asegura que en Estados Unidos en los últimos 30 años la ansiedad ha aumentado en un 1200%. En otras palabras, por cada persona que sufría de ansiedad en los años ochenta, hoy hay 12 personas sufriendo de lo mismo.

Imagínate que tu mente es un jarrón vacío y que cada uno de los problemas en tu vida son como un vaso que va llenando el jarrón. Podría llegar un punto en el que ese jarrón se llena de tantos vasos de agua que se desborda y es allí cuando podríamos perder el control.

La combinación del estrés por las cosas que nos pasan sumado a la ansiedad por aquellas cosas que no han ocurrido pero que nos preocupan, pueden traernos problemas de salud. Entre ellos se encuentran no poder dormir, tener pensamientos obsesivos y también sufrir de tensiones musculares y dolores en todo el cuerpo.

Pero, como decía el Chapulín Colorado, «¡que no panda el cúnico!». Aquí comparto contigo algunas formas de combatir la ansiedad, que yo mismo hoy en día estoy tratando de implementar cada vez más:

  1. Intercepta los pensamientos negativos: date cuenta de cuánto daño te hacen. La mejor manera de quitártelos de encima, es concentrándote en el momento presente para dejar de pensar en un futuro incierto.
  2. Respira mejor: por aquello de no mostrar la barriga, siempre nos enseñaron que hay que respirar metiendo la barriga hacia dentro de las costillas. Sin embargo, la mejor respiración se logra cuando, por el contrario, sacamos la barriga porque permitimos que entre más aire en los pulmones. Esto nos ayuda a aumentar el nivel de oxígeno en todo el cuerpo, incluyendo en el cerebro y nos ayuda a relajarnos y a pensar mejor.
  3. Desahógate: no podemos negar nuestra rabia y frustración en ciertos momentos. Lo importante es qué hacemos para desahogarnos. Mi mamá, quien se especializaba en una psicoterapia que relacionaba a la mente con el cuerpo, nos enseñó que romper periódicos de una forma enérgica es una gran terapia para drenar las frustraciones. Y si dejas salir tu voz fuertemente, aún mejor.
  4. Sube el ritmo: el de la música y el de tu corazón. El ejercicio físico es clave en el proceso de reducir tu ansiedad, entre otras cosas también porque oxigena el cuerpo. Si eliges el baile, pues aún mejor porque le agregas diversión a la actividad física.

Si en momentos de estrés y ansiedad logras vivir más en el presente, respirar mejor, desahogarte y ponerle un poco de movimiento a tu vida, ¡te aseguro que estarás en camino a un día más relajado, productivo y feliz!



Deja tus comentarios aquí: