Dile sí a la avena en tu dieta

Si pensamos en la avena, pueden pasar dos cosas: Te trasladas a un grato recuerdo de la infancia, cuando tu mamá o tu abuela habían preparado un atole y un buen plato calentito te esperaba en la mesa para comenzar el día. O nunca fuiste un entusiasta de ello, y era una especie de tortura para ti terminar cada plato.

Sean cuales sean tus sentimientos, lo cierto es que la avena es un completo cereal que aporta importantes beneficios a nuestro cuerpo. De acuerdo a investigaciones, el hombre comenzó a cultivar avena desde la Edad del Bronce y, aunque al inicio sirvió de alimento al ganado exclusivamente, poco a poco se fue incorporando a nuestra dieta. A partir de ese momento, se ha hecho parte del consumo habitual en humanos, gracias a sus bondades para la salud, y hoy en día existen distintas presentaciones y las formas de prepararla se han diversificado para hacer platillos más atractivos.

¿Cuáles son los beneficios de la avena?

El principal atributo de la avena su alto contenido de fibra. Esta cantidad de fibra ayuda al tránsito intestinal y a prevenir casos de estreñimiento; junto a la cantidad de carbohidratos que aporta la ingesta de avena, tendrás una mayor sensación de saciedad y te ayudará a evitar atracones: una forma de cuidar tu peso y tu salud.

Por otro lado, la avena es fuente de vitaminas (B1, B2, B3, E), folatos y minerales tales como magnesio, hierro, selenio, calcio, cobre y zinc, todos indispensables para el buen funcionamiento de nuestro organismo. A esto suma sus aminoácidos esenciales, grasas naturales y un cereal libre de colesterol. ¿Necesitas más razones para consumir avena?

Actualmente existe una discusión abierta sobre la posibilidad de incorporar la avena a la dieta de pacientes celíacos, lo cierto es que varias investigaciones recientes coinciden en que la avenina (prolamina en la avena) no es responsable de esta respuesta autoinmune, al menos en el 80% de los casos. Si eres paciente celíaco, podrías consultar a tu médico para determinar si eres capaz de consumir avena sin generar ninguna reacción y poder obtener sus beneficios.

¿Cómo incorporo la avena a mi dieta?

Aunque tus opciones parezcan limitarse a atole, batido, galletas o granola, existen muchas formas de comenzar a incluir la avena en nuestras recetas del día a día. La avena es un ingrediente ideal para darle un toque único a tu comida, ya que puedes usarla para diferentes preparaciones como tortitas, risotto, pastelitos, tortillas, crepes, como empanizado, de relleno: sus usos no tienen límites.

Si quieres probar en tu cocina, acá te dejamos una lista de deliciosas recetas con avena para que sorprendas a todos en casa. Si estás en México, puedes buscar la avena canadiense, que es la que más se consume en este país por su alta calidad.

¿Tienes tu propia receta? Comenta y comparte con nuestra comunidad.



Deja tus comentarios aquí: