Dile sí al delivery

Entrega o reparto es la traducción de la palabra delivery al español. Desde los años 1800 hasta la actualidad, siempre ha existido el llamado “servicio a domicilio”. El lechero y sus botellas verdes con leche sin pasteurizar, el panadero que caminaba por las calles bien temprano con la canasta de panes para el desayuno o los carritos con frutas que se estacionaban en las esquinas, son algunos de los servicios  que se ofrecían en aquella época.

delivery_boyHoy, en el siglo XXI, el servicio de delivery ha cambiado por completo. La diversidad de productos ofrecidos ya no son los mismos que antes, ahora se adaptan a las nuevas necesidades del consumidor y a su aceleredado ritmo de vida, siendo cada vez más los países que se suman a esta práctica.

Argentina es uno de ellos. Con una cultura 100% delivery, los sureños se han acostumbrado a hacer cualquier tipo de pedidos ya sea por teléfono o internet las 24 horas.

En Buenos Aires puedes tener todo sin salir de casa y lo más importante: sin ningún costo adicional. Puedes conseguir servicio a domicilio de supermecados, heladerías, carnicerías, panaderías, tiendas de películas, librerías,  lavanderías, floristerías, cualquier tipo de comida, hasta pañales y cigarrillos, sin olvidar al “paseador de animales” mejor conocido como “paseador de perros”. También están las veterinarias que ofrecen un servicio de cuidados en casa, o si tienes fiebre y no puedes bajar a comprar medicamentos, la farmacia viene a tu casa: aspirina, antibióticos, o el mismo médico.

Con el tiempo se han ido sumando nuevas formas de hacer delivery, como por ejemplo las tiendas virtuales de bebidas y los repartidores de hielo. Si a mitad de la fiesta te quedas “seco” como dirían algunos, puedes hacer tu pedido por internet o vía telefónica y todo llegará a la puerta de tu casa. Existe también el llamado “delivery verde” para aquellos que prefieren los alimentos orgánicos. El “sexo a la carta” es otra forma de servicio a domicilio, un gusto particular donde puedes elegir una pareja como si fuera un plato de comida.

pizza¿Qué más se podría inventar?

Ciertamente el servicio de entrega a domicilio se está convirtiendo en una estrategia de crecimiento para las empresas, la diversidad de productos es cada vez mayor y más países optan por crear esta cultura.

Salir a buscar el producto, esperar ser atendido, hacer la fila para pagar y luego volver a casa  podría estar quedando en un segundo plano. El ritmo que vivimos nos lleva a simplificar nuestra vida y es por eso que hoy muchos de nosotros le decimos: SÍ al Delivery.



Deja tus comentarios aquí: