Dime con quién te relacionas y te hablaré de ti

Dime con quién te relacionas y te hablaré de ti

Usted es el promedio de las cinco personas con las que pasa más tiempo”.  Jim Rohn.

Profundizando en esta afirmación de Jim Rohn tenemos las investigaciones realizada por más de una década por el investigador Moran Cerf,  profesor de Neurociencia en la Universidad Northwestern, quien estudiando cómo los seres humanos toman las decisiones, descubrió a través de mediciones con electroencefalogramas, un fenómeno de sincronización cerebral.

Cuando dos personas pasan mucho tiempo juntas, por ejemplo, sus respectivas ondas cerebrales comienzan a sincronizarse. “Dos personas que ven las mismas películas, los mismos libros, que comparten las mismas experiencias y discuten juntos, comienzan después de dos semanas a mostrar patrones comunes a nivel de lenguaje, emociones y puntos de vista incluso”, asegura el neurólogo”.

Estas investigaciones nos alertan sobre la importancia de elegir con quienes nos rodeamos, realizar elecciones adecuadas de esos seres con quienes vamos a relacionarnos de forma continua, porque esas personas tendrán un impacto  sobre nuestras percepciones y por lo tanto sobre nuestras emociones y conductas.

Prueba a evaluar a esas personas que pasan mucho tiempo juntas y verás esas coincidencias, de igual forma es bastante probable ver como una persona puede cambiar producto de la relación que sostiene con otra persona.

Dime con quién andas y te diré qué logras; digo esto no como sugerencia de que debemos relacionarnos con otros por interés sino para resguardar nuestros valores y nuestro bienestar.

De hecho, basados en estas premisas viene la sugerencia de alejarnos de relaciones tóxicas, de personas que no suman y/o restan, de esos seres que hacen de la queja su patrón de vida, de aquellos cuya escala de valores difiere de la nuestra porque aunque no se produzca la asimilación de percepciones si puede producirse un conflicto constante que son duda altera nuestra paz y equilibrio mental.

Tenemos el derecho y el deber de seleccionar adecuadamente a los compañeros de viaje, poder decir si a esas personas con quien nos sentimos cómodos, respetados, valorados, esa gente que nos impulsa y nos brinda esa palabra de aliento cuando todo lo vemos gris, quienes nos regalan sonrisas y buenas vibras.

Sé que en la vida hay variedad y no siempre podemos rodearnos de esa gente adecuada, que muchas veces tenemos que aprender también a lidiar con gente roba energía, negativa, por ejemplo en el ambiente laboral e incluso en nuestra propia familia, es así; en estos casos te invito a ser inteligente, hábil emocionalmente evitando engancharte con esas energías, mirar a esas personas desde la compasión más que de la rabia y por supuesto evitando profundizar con ellos o entrar en conflictos innecesarios donde sabes que no se llegará a nada.

Nos toparemos con muchos en la vida pero podemos decidir con quienes pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, con quienes estableceremos lazos estrechos, he allí lo importante en nuestro bienestar.

¿Cómo son esas personas con quienes más te relacionas? ¿Te sientes bien con ellas? ¿Qué has incorporado de esas personas en ti?

Foto creado por gpointstudio – www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: