Si el dinero no fuera un problema…

dinero fuera problema

¿Alguna vez te han hecho la pregunta “si el dinero no fuera un problema, a qué te dedicarías, a dónde viajarías o sencillamente comprarías un producto/servicio?

La frase “si el dinero no fuera un problema” la escucho en muchas sesiones de coaching, entrenamientos y ventas consultivas. Aunque parece que se está eliminando un obstáculo que permite a las personas avanzar hacia lo que se quiere, la verdad es que se está reforzando el dinero como un obstáculo para lograr lo que se quiere. Aquí aprenderás tres formas de ver el dinero más allá de “un problema”.

Es un amigo

Con frecuencia les pregunto a las personas ¿a quién se parece el dinero en tu vida?, y las respuestas me han sorprendido. Por un lado, hay quienes sencillamente lo ven como alguien lejano con quien no tiene ninguna relación, otros como el vecino con quien no se la llevan bien, otros lo ven como un verdugo que los obliga a hacer lo que no quieren. Por otro lado, hay quienes ven el dinero como una mascota que les da paz, otros lo ven como un compañero de viaje o un amigo cercano, e incluso he conocido quien ve el dinero con las mismas características de cuidado y apoyo incondicional que consigue en su madre.

Cada quien tiene una relación personal y particular con el dinero, pero definitivamente la verbalización de esa relación tiene un efecto poderoso en la forma como se manifiesta en sus vidas.

Es un espejo

Crecimos pensando que somos por lo que tenemos y que nuestro valor está en el dinero que recibimos. Esta es la razón por la que muchos niños aprenden a ver a Messi como un genio, mientras que Einstein es un hombre respetable, pero nada inspirador. Incluso, los padres incentivan a los hijos a ser más futbolistas millonarios, que hombres de ciencia que cambien el mundo. Aprendimos que somos valiosos por el dinero que ganamos, y no por el valor que ofrecemos.

Pero el problema no está en lo que queremos ser, sino en quién creemos ser. Si pienso que no soy valioso aquí y ahora, viviré creyendo que el dinero que no tengo me dará ese valor. Si hoy tienes tu cuenta bancaria vacía, en lugar de creer que el dinero es un problema, pregúntate qué es eso que estás dejando de dar desde quien eres y con lo que tienes.

Es una bendición

¿Cuántas veces has escuchado a las personas decir que el dinero es un mal necesario? Imagínate la energía de resignación que somos capaces de imprimirle al dinero cada vez que lo recibimos. Es tan desalentador como quien visita a un conocido y este lo recibe con mala cara. Lo que pocos saben es que el dinero es el resultado natural de quien actúa desde el amor y ofrece sus talentos al mundo a manos llenas. Sí, el dinero es una bendición de Dios para quien elige servir desde quien realmente es.

La próxima vez que alguien te pregunte “¿si el dinero no fuera un problema…?”, párate y pregúntate por qué utilizas el dinero como una excusa para poner límites a eso que quieres comprar, o por qué lo estás poniendo como un obstáculo para vivir como sueñas…



Deja tus comentarios aquí: