Disciplina

Mira a tu alrededor que te gustaría mas; leer, hacer más deporte, empezar nuevas actividades, etc. ¿Y por qué no lo haces? Porque te falta disciplina para ponerte a ello.

Tú y yo y todos los que estamos presentes. Ahora ya sabemos reconocer la disciplina como el ingrediente principal para llegar lejos y estar dispuestos a practicarlo.

Hagamos un plan diario y diseña un horario estricto para trabajar y mejorar, sin madrugar, dedicar una hora al día a la lectura, invertir media hora al día en ese proyecto personal, conseguir una memoria prodigio y así controlar tus finanzas personales.

Dedica todos lo días a ese aprendizaje, deporte o gestión para prosperar. Haz, tanto si te apetece en ese momento. Esa es la clave.

Si has planeado cada día leer sobre un tema o volcarte en cierta tareas clave, fija una hora y oblígate a cumplirlas, la disciplina lo que te desmarcará de la gran masa que pospone todo, así no fallarás, llegarás lejos visualiza tus triunfos.

Autodisciplina, en cualquier circunstancia de la vida vamos, los triunfadores reconocen cual es el precio para el éxito.

Harás lo que otros no se atreven, afrontarás esas tareas, los demolerás en pequeñas partes y día a día (con tu ingrediente favorito: la disciplina) avanzarás.

Serás simplemente siempre tú y nadie más que tú, con las respuestas toma las medidas para tener una hora al día de disciplina.

¿Qué te gustaría hacer todos lo días durante una hora para llegar muy lejos?
¿Qué más podrías aprender?

Busca tus objetivos y da la espalda al pasado. Deja de preocuparte por malas experiencias.

Céntrate en tu futuro. Pasa esta prueba todos los días y deja el fin de semana para descansar. Pero los días de labor demuestra tu fortaleza mental. Cada minuto saldrán mil tentaciones intentando desviarte. Pero tú podrás con todo.

Gracias a tu disciplina podrás con cualquier desafío. Y si no te rindes, construirás ese imperio con el que otros ni sueñan. Y recuerda: ser disciplinado es duro, pero más duro es no serlo.



Deja tus comentarios aquí: