¿Dónde nacen los Campeones?

Aquellos que me hayan escuchado hablar, mis amigos, los asistentes a mis conferencias y cursos, incluso los que me han escuchado en audios en mis redes sociales saben que me gusta mucho hablar de campeones y muchos de mis programas de capacitación están basados en la capacidad de ser campeón en algún aspecto de nuestras vidas. Hablo de campeones por dos sencillas razones: la primera de ellas es que todos queremos ganar. Tú, yo, nuestros familiares, nuestros amigos, nuestros adversarios, todos, todos queremos ganar incluso en los aspectos más sencillos y comunes de nuestras vidas. La segunda razón por la cual hablo de este tema es porque estoy totalmente convencido de que Dios nos ha entregado a todos talentos suficientes para que los desarrollemos y seamos campeones en nuestras vidas.

La gran interrogante está en si estás haciendo lo suficiente como para lograr ser un campeón, si en realidad estás siguiendo los pasos de grandes hombres y mujeres que han logrado cosas importantes y que sirven de inspiración para que logremos esas metas que son tan importantes para nosotros. ¿Qué tanto estás usando, desarrollando y potenciando los talentos que Dios te ha regalado?

Todos admiramos y seguimos a un campeón en nuestras vidas, bien sea famoso o no, deportista, empresario, escritor, conferencista, actor, un altruista de la vida, un pastor, un familiar… Todos admiramos a alguien en la vida, pero ¿qué tanto está ese modelo inspira para tomar decisiones concretas para convertirte tú también en un campeón o campeona?

La admiración no puede quedarse simplemente en admiración, creo que la principal diferencia entre una persona exitosa y otra que no lo es tanto es que las personas que triunfan tienen la disciplina de hacer las cosas que las personas que no son exitosas no se atreven a hacer, bien sea por falta de voluntad, por flojera, conformismo, flojera mental o simplemente autosabotaje porque piensan que no lo pueden lograr o algunas cosas no son para ellos.

Como sé que eres una persona que desea ser triunfadora y alcanzar el éxito, estas son mis 6 recomendaciones para que seas un campeón en lo que te propongas en la vida:

  1. Ten una meta: El principal ingrediente de un campeón es tener una o varias metas para alcanzar, saber exactamente lo que desea lograr. Todo campeón, en diferentes aspectos de la vida, lo primero que hace es tener bien claro adonde quiere llegar y lo que desea obtener. Como aprendí de un gran amigo conferencista en Colombia: Si usted no sabe para dónde va, ya llegó. Es importante saber la meta que quieres alcanzar y también tener el mapa que te indicará cómo llegar a ella.
  2. Adquiere la actitud correcta: Creo que el positivismo, el pensamiento de lo posible y la actitud mental positiva son determinantes para cualquier cosa que quieras lograr en tu vida. La actitud es algo que regeneras todos los días en tu camino a la meta, es una decisión unipersonal que todo campeón toma para afrontar cada situación y cada momento en el camino al triunfo, no depende del entorno, ni el jefe, ni del entrenador, ni de la situación económica, ni se su pareja… depende de cada uno de nosotros y la decisión de cómo ver las cosas con una óptica constructiva. Ningún pesimista o persona con la actitud inadecuada ha probado las mieles del éxito.
  3. Ten determinación: Muchas personas se quedan en el simple sueño, en las ganas eternas de querer lograr algo. Sueñan, dicen, anhelan hacer cosas; incluso llegan a decir que las harán, pero no poseen la determinación de iniciar el camino hacia eso que tanto desean con ansias. Los campeones no sólo saben a dónde van, sino que tienen la determinación de iniciar el camino que los lleve hasta allá, todos los días toman decisiones que les conduzcan a acciones que los acerque a su objetivo. Como lo indicó el gran Og MAndino: “El fracaso nunca será definitivo, si la determinación de alcanzar el éxito es tan fuerte que no se acaba ni se disminuye”
  4. Ten Disciplina: El tema de ser un campeón no está en simplemente comenzar a hacer algo o iniciar el camino hacia la meta, es vital tener la disciplina necesaria para mantenerse en ese camino. Crear ese hábito positivo que te permita estar constantemente realizando actividades para lograr la meta es eso que te diferencia del que se sienta a mitad del camino a lamentarse y abandonar prematuramente su lucha. Recuerda que nos miden por las cosas que terminamos, no por aquellas que comenzamos.
  5. Ten Foco: En ese camino a la meta es determínate que no olvides la meta y lo importante que es para ti. Que tu mirada esté en ese punto donde quieres llegar y eso te inspire a continuar con pasión y entusiasmo hacia lo que deseas aunque el camino sea tortuoso
  6. Practica la Bondad: Los campeones comparten su triunfo y lo aprendido. Una victoria sin esfuerzo, compartir y reconocimiento a quienes te ayudaron a lograrlo es una victoria sin honor. Que tu experiencia sirva para inspirar a otros, para enseñarles y para compartir con ellos ese estupendo camino recorrido y ayuda a generar más campeones en el mundo.

Dios te ha dado la capacidad de ser campeón, no la desperdicies, haz uso correcto de este don y aporta cada día para generar una comunidad de triunfadores.



Deja tus comentarios aquí: