¿Dónde sueñas con viajar?

Todos alguna vez hemos fantaseado con ir a algún lugar del mundo. Es más, con ¡dar la vuelta al mundo! ¿No es así? Pero de nuevo, con los pies de nuevo en la tierra, somos conscientes de que estas vacaciones de meses o un año no están al alcance de todos los bolsillos, y que debemos “decidir” quedarnos con tan solo una costa lista a completar durante nuestra vida. ¿Cuál sería vuestros destinos? Si queréis, mientras tanto, yo os cuento cuáles son mis cinco lugares estrella:

Japón: Su cultura, sus edificaciones, su gente… Todo un misterio por descubrir que hace de este destino uno de los más atractivos. La conocida Tierra del sol naciente, donde visitar su capital, Tokio; no desesperar buscando alguna Geisha en Kioto; o rendirnos ante la monumentalidad del Castillo de Osaka. Un país de colores tierra, de flores y luz, donde ninjas y samuráis lucharon por su territorio y dejaron, tras de sí, multitud de leyendas.

Perú: Machu Picchu ¿Qué más se puede decir? Palacio o santuario inca, y una de las construcciones más impresionantes de todos los tiempos. Allí donde unas ruinas, perfectamente conservadas, se funden con la más increíble naturaleza de América Latina. Una obra maestra de arquitectura y ingeniería con miles de años de historia. El paraíso de las cordilleras peruanas.

Grecia: Mitología, filosofía e historia. Un país de dioses y guerreros. De batallas ganadas y perdidas. Atenas, Esparta y sus increíbles islas de agua cristalina, hacen de este destino una de las grandes joyas del mediterráneo que, algún día, podré admirar sobre la Acrópolis.

África: La gran inmensidad de un continente, poseedor de dos paraísos naturales. Kenya y Tanzania acogen entre sus áridas tierras uno de los de ecosistemas más ricos y variados del planeta. Un lugar para sentir lo salvaje sobre tierras del Serengueti, admirando la lucha por la supervivencia de animales que pelean entre sí, intentando coronarse como los reyes de la selva.

Costa Rica: Y desde tierras áridas de África, nos trasladamos a (casi) el otro extremo del mundo. El edén de la naturaleza, donde parques naturales recorren el país de punta a punta. Desde la costa caribeña de Tortuguero, pasando por el Volcán Arenal o el Río Celeste, para terminar en el Océano Pacífico, tiñéndonos al sol sobre el arena de las playas del Parque Nacional de Guanacaste.

¿Y tú? ¿Dónde sueñas con viajar?



Deja tus comentarios aquí: